Tendencias

Por qué no debemos reutilizar jamás las botellas de plástico

Pese a lo que se pueda pensar, los principales riesgos no están relacionados con la proliferación de bacterias, sino con los propios químicos del plástico que pueden contaminar el líquido

Botellas de agua

Botellas de agua

Reutilizar las botellas de plástico es una práctica bastante extendida pese a los peligros que ello puede llegar a conllevar para la salud.

No desechar estos recipientes una vez consumido su contenido original puede resultar, como sostienen numerosos estudios, bastante perjudicial. Y el mayor riesgo no tiene que ver con la proliferación de bacterias.

Expertos señalan que muchas de estas botellas integran químicos como Parabenos o el Bisfenol A y sus congéneres, como el Bisfenol F o S, unos aditivos que pueden llegar a liberarse en el agua cuando hemos reutilizado demasiado el recipiente y, de esta forma, que terminen en nuestro organismo.

La liberación de estos químicos tiene todavía más peligro cuando exponemos el plástico a a altas temperaturas. Entre los peligros se encuentran, especialmente, los cambios en el equilibrio hormonal llegando a producir, llegado el caso, esterilidad, trastornos en el sistema inmunológico, ovarios poliquísticos e, incluso, algunos tipos de cáncer, como el de mama.

Además, con el tiempo las botellan tienden a agrietarse y convertirse en un nido de bacterias, contaminando el líquido que contiene. Sin ir más lejos, un estudio realizado por el Canadian Journal of Public Health demostró hace unos años que casi el 70% de una muestra de botellas de plástico reutilizadas tenían niveles bacterianos superiores de los recomendados para el agua potable.

Aunque no se produjesen ninguno de los dos supuestos anteriores, beber de la misma botella durante días e incluso semanas no es higiénico por la cantidad de gérmenes que se van acumulando del propio medio ambiente, sobre todo si se consume directamente de ella, por lo que mantener este ámbito hace mucho más sencilla la proliferación de ciertas enfermedades.

Las etiquetas de las botellas de plástico, sobre todo las de agua, suelen avisar que son recipientes de usar y tirar. Por lo que, antes de hacer caso omiso, más vale tener en cuenta estas indicaciones.

Comentar ()