Fernando Alonso presume en Madrid de sus 18 años de carrera continuados en la Fórmula 1 y se compara con Michael Jordan y otros deportistas que realizaron un parón en sus trayectorias profesionales.

El piloto español ha explicado que no tiene «planes a corto plazo para volver a la Fórmula 1», ya que «la situación no ha cambiado mucho» desde que el año pasado abandonó esa «burbuja» y salió a «respirar un poco» en otras competiciones, aunque no se descarta una posible vuelta cuando coja «un poco de aire».

«No tengo planes a corto plazo para volver a la F1. La situación no ha cambiado mucho desde que el año pasado decidí salir de la burbuja y respirar un poco después de 18 años al máximo nivel. La F1 te exige dedicación total 300 días al año y ahora estoy respirando un poco fuera. Cuando coja un poco de aire quién sabe si volveré o no», explicó Alonso ante la prensa en Madrid, donde apadrinó la presentación del videojuego de carreras Grid.

El piloto español ha explicado que no tiene «planes a corto plazo para volver a la Fórmula 1», ya que «la situación no ha cambiado mucho»

El piloto aclaró que no acabó «saturado» de la F1, pero sí de su «exigencia». «No hay ningún deportista que haga 18 años al máximo nivel rindiendo siempre al máximo durante toda su carrera. Hay tenistas que se pasan ocho meses sin competir, Michael Jordan dejó el baloncesto unos años, el mismo Michael (Schumacher) paró unos años y volvió… Mis 18 años son récord y no es saturación, es necesidad de vivir un poco», reflexionó.

En este sentido, recordó que ha dedicado «la mitad de la vida» a hacer «solamente una cosa». «Este aire que hay fuera sirve para relajarte un poco, vivir de forma más pausada y al mismo tiempo aprovechar la que descubrí como gran virtud de mi carrera: adaptarme rápidamente a las novedades», apuntó el ovetense.

«Daba igual el coche que tuviera entre manos que normalmente le sacaba el máximo partido. Quería aprovechar esa cualidad en otras categorías que siempre me habían llamado la atención e intentar cosas que era un poco de otra época. En los últimos 10 ó 20 años se ha profesionalizado todo para ser un buen piloto de monoplazas, de rally o de resistencia. A mí me gustaba el reto de ser un buen piloto de todo», subrayó.

Al asturiano se le preguntó si está cansado de que le pregunten por una posible vuelta a la F1. «No, está bien así», contestó con una sonrisa, antes de opinar sobre el posible formato de parrilla que se está barajando para la próxima temporada. «Habría que estudiarlo más y saber cómo y cuándo para evitar que la gente fuese despacio en el momento de formar la parrilla. Como espectador, que elijan lo mejor. Desde dentro seguramente se vea diferente», resumió.

En cuanto a su salto al mundo de los rallys, el asturiano señaló que pilotar en esta disciplina y en F1 es «como jugar a baloncesto o a golf», ya que hasta ese punto entiende que «son cosas muy diferentes».

«En F1 necesitas una conducción muy precisa, de perfeccionar cosas y pasar miles y miles de vueltas por la misma curva para ir ganando centímetro a centímetro de forma metódica. El Dakar es más salvaje, en cada kilómetro descubres trampas, zanjas, diferentes niveles de agarre. Tienes que ir continuamente actualizando el software de la cabeza. Yo nací en los circuitos y es donde me encuentro más cómodo, en todo lo demás estoy un poco fuera de mí», reconoció.

Alonso, que aún no ha confirmado su participación en el próximo Dakar («depende de las sensaciones en Marruecos», contestó con una amplia sonrisa»), viajará este sábado al país africano para seguir su adaptación a la categoría en el Rally de Marruecos.

2019 ha sido un año a la par de 2005 y 2006, con tres logros que me han hecho mucha ilusión en mi carrera»

«No tengo un resultado en mente, tengo la idea de acabar el rally con los menores percances posibles. Solo tengo la experiencia de dos días en Suráfrica y fueron medio horribles porque me pasó de todo, me fui con la sensación de que no había aprovechado. En Marruecos me esperan tres días de test más los cinco de rally, quiero volver con ocho horas de kilómetros y aprendizaje y no tener percances. No tengo la vista en ningún resultado, resumió.

Sobre su relación con un campeón del Dakar como Carlos Sainz, dijo: «El otro día hablamos del partido del Real Madrid. Cada dos días hay una llamada a Carlos y hablamos de cualquier cosas. De hecho mañana nos vamos juntos a Marruecos. Estamos en contacto constante», contó.

El ovetense se ha «rodeado de expertos en la disciplina». «Carlos, Nasser (Al-Attiyah), Marc Coma, te hacen mejor piloto. Quizá no lo ves a la mañana siguiente, pero todo lo que estás acumulando y metiendo en la cabeza quizás te sea útil cierto día. Seguramente sea mejor piloto ahora que hace un año. 2019 ha sido un año a la par de 2005 y 2006, con tres logros que me han hecho mucha ilusión en mi carrera», comparó, poniendo sus logros recientes a la altura de los dos Mundiales de F1.