Varapalo de la Agencia Mundial Antidopaje al deporte ruso. El organismo ha confirmado este lunes la sanción de cuatro años para la Federación Rusa. En la práctica, la medida disciplinaria implica que ningún deportista del país podrá participar en los Juegos Olímpicos del próximo año, que se celebrarán en Tokyo. Y tampoco podrán hacerlo en los de invierno, que tendrán lugar en Beijing en 2022.

La Agencia castiga de este modo a la Federación rusa por el uso «sistemático» de sustancias prohibidas en las competiciones.

La única posibilidad que tendrán los deportistas para competir es demostrar que nunca se han visto implicados en ningún escándalo de dopaje. No obstante, tendrían que competir en las próximas dos competiciones olímpicas bajo bandera neutral.

Noticia en ampliación.