La artista Estrella Morente se ha convertido en la improvisada protagonista de la sexta gala de Operación Triunfo, en la que actuaba como cantante invitada junto a una de las concursantes, Nia, que la semana pasada había sido elegida como favorita por la audiencia. Ambas se disponían a interpretar la canción Volver cuando Morente, mujer del torero Javier Conde, sorprendió a todo el mundo con una defensa musical de la tauromaquia.

Morente improvisó una versión de la canción que no estaba prevista y que incluyó unos versos del poeta José Bergamín:

«Ni el torero mata al toro, ni el torero mata al toro, ni el toro mata al torero. Los dos se juegan su vida a un mismo azaroso juego. No trafiques con su alma, no trafiques con su alma, no le perdonéis la vida al toro bravo en la plaza, que humana cobardía robarle al toro su muerte, a solas y en su agonía».

No era la letra que había cantado en los ensayos, ni la que se esperaba su compañera de escenario. «No estaba ni pactado ni previsto. Ha sido una sorpresa para todos», ha dicho el productor del programa Tinet Rubira.

Era, en realidad, una respuesta a una de las concursantes, Maialen, que durante la edición ha protagonizado polémicas por sus duros ataques a la tauromaquia.

«A un animal se le puede sacrificar con una inyección para que no sufra o metiéndole en una plaza haciéndole pasar un estrés del copón y clavándole banderillas mientras un montón de gilipollas están en una plaza bebiendo, fumando y descojonados. Ostia, es que es muy nazi. Hay que ser muy psicópata. Y encima te vienen y te dicen que es que da mucho dinero», dijo Maialen hace unas semanas en conversación con un compañero, en la que también criticaba el gasto público en este tipo de festejos.

Un argumento infundado, el económico. Los toros sólo reciben 30.000 euros anualmente de los Presupuestos Generales del Estado, los correspondientes al Premio Nacional de Tauromaquia. Los ingresos por el IVA de los festejos son, por el contrario, superiores a los 115 millones de euros anuales.

Las palabras de Maialen habían generado una gran polémica en las semanas previas, con asociaciones taurinas pidiendo una rectificación pública por parte de Televisión Española.

La actuación de Morente, por su lado, ha desatado un incendio en las redes sociales, donde su encendida defensa de la tauromaquia ha indignado a multitud de seguidores del programa. El canal oficial de Youtube del programa no ha subido la actuación a sus redes.