María Escarmiento, antes María Villar, se dio a conocer en la segunda edición de la nueva era de Operación Triunfo. Desde las primeras galas, enganchó al público por su naturalidad y su desparpajo. Casi dos años después, ha sacado su primer álbum, Sintiéndolo mucho, después de haber lanzado antes los tres singles de este EP: Amor amargo, Castigo y Chulo.

La madrileña, que define en esta entrevista con El Independiente el estilo de su primer disco como «un reggaeton un poco más tristón a veces», le da mucha importancia a los efectos visuales y estéticos en sus trabajos, a través de una edición cuidada, unos enclaves y platós muy llamativos y unos looks vistosos y actuales. Durante el confinamiento, María y su pareja, Pablo Amores, grabaron el vídeo de Chulo, un tema producido por Merca Bae, en el que predominan el glitch, la visión nocturna y la extrañeza. Este sábado, la artista presenta su EP en las Nits de Primavera en el Fòrum de Barcelona.

PREGUNTA.- ¿Cómo definirías el estilo de Sintiéndolo mucho?

RESPUESTA.- Para mí es bastante particular para lo que yo sentí en ese momento y es bastante honesto. A nivel sonido, es prácticamente Merca Bae mezclado con mi voz. Un reggaeton un poco más tristón a veces.

P.- ¿Crees que tu música es un reflejo de tu personalidad?

R.- Sí, yo creo que sí. Todo lo que hacemos como artistas me parece que tiene que ser personal y yo, desde luego, dependiendo de cómo me sienta y de lo que quiera transmitir en ese momento, me sale una canción, por lo que creo que tiene mucho de mí. 

P.- ¿Qué importancia tiene para ti que tu proyecto musical vaya acompañado de buenas representaciones visuales?

R.- Jo, muchísima, la verdad. Desde siempre he admirado un montón a artistas que le ponen cuidado a eso, como Yung Lean, que tiene muchísimo interés en ese tipo de cosas, Travis Scott y Rihanna también lo hacen mucho. Me interesa mucho que haya una identidad visual que también vaya con la música, porque al final te ayuda mucho a entender al artista y también a meterse en su universo a través de sus canciones. Me parece muy útil y muy interesante.

P.- Decías en una entrevista en RTVE que tenías una vía fácil y no la habías cogido. Al salir de OT, decidiste hacer la música que realmente querías hacer y que te representaba. ¿A qué te refería con esas declaraciones?

R.- Ahí creo que me refería en concreto a la canción de Muérdeme [la canción con la que estuvo a punto de ir a Eurovisión]. No considero que hubiese de ninguna manera vías fáciles, porque yo creo que te puedes poner a hacer música muy comercial y que no salga bien. Creo que dependen mucho la suerte y las circunstancias. Pero, en ese momento, creo que me refería a que la canción de Muérdeme que, como estaba yendo muy bien a nivel escuchas, hubiera sido relativamente fácil que fuera mejor. Pero tomé esa decisión.

P.- Y no te has arrepentido de haberla tomado…

R.- No, la verdad es que no (ríe).

P.- ¿Cómo fue para ti la época posterior a Operación Triunfo?

R.- Fue un tiempo bastante loco. La verdad es que yo me lo pasé muy bien, porque teníamos las firmas de discos, estábamos ensayando para la gira, estaba todo el rato con mis compañeros y compañeras de OT y fueron meses muy muy divertidos. Lo que pasa es que también estábamos empezando a entender cómo funcionaba todo, estaban pasando muchas cosas a la vez y, lógicamente, fue una época muy intensa, pero yo la recuerdo, sobre todo divertida.

P.- ¿Cómo han reaccionado los seguidores de OT a este disco?

R.- No lo sé, yo la verdad es que nunca me llego a enterar del todo, porque a mí me llega lo que me dice la gente que me conoce y me da la enhorabuena (ríe). Sí que he recibido un montón de apoyo de fans que me han escrito y me han dicho que les gusta un montón. No sé el resto de gente cómo lo habrá recibido, pero yo con eso ya me quedo súper contenta.

P.- ¿Y tus compañeros?

R.- Nosotros somos súper detallistas y siempre que alguien saca algo lo comentamos, decimos qué nos parece y yo sentí totalmente el apoyo. Siempre sacan [las canciones] a las doce de la noche y a mí no me gusta mirar nada a las doce, me agobio bastante. Y entonces sí que vi que mis compañeros me estaban escribiendo a esa hora: «Buah, me flipa». Se lo agradecí un montón, porque sé que no lo hacen por compromiso; sé que lo hacen de verdad porque lo sienten.

P.- ¿Crees que los concursantes de OT 2020 tendrán un espacio en el espectro musical español?

R.- Sí, yo lo digo siempre, yo creo que si alguien tiene una propuesta interesante, siempre hay espacio para esa persona. No creo que haya un cupo que haya que cubrir ni unos sitios libres que la gente se vaya montando. Yo creo que depende totalmente de la música y de si lo que haces es una cosa interesante y que a la gente le gusta.

P.- ¿Cómo has aprovechado el confinamiento a nivel profesional?

R.- A nivel profesional no lo he aprovechado nada. He hecho muchas entrevistas, algunas canciones, un vídeo… he hecho cosas, pero no me he sentido muy productiva, porque, principalmente, tuve que cancelar los conciertos. Sobre todo, los dos primeros meses fueron de parón total. Pero, bueno, si lo pienso en retrospectiva, sí que he hecho cosas, claro (ríe).

P.- ¿Te has sentido en algún momento durante este confinamiento igual que en la Academia, por el hecho de tener que estar encerrada y sin casi contacto con tus seres queridos?

R.- Pues sí. Lo que pasa es que ha habido un punto radicalmente diferente que era el de las redes sociales y el móvil. Yo al menos pasaba mucho tiempo mirando el móvil, viendo pelis y haciendo cosas que en la Academia no podíamos hacer. Pero sí que es verdad que había como una cosa de estar durante un tiempo largo en un espacio reducido y sin poder ver a la gente a la que quieres ver. A mí sí que se me asemejaba.