Correos lanzó esta semana una campaña promocional con motivo del Orgullo LGTBI, que se conmemora este mes, aunque este año, debido a la incidencia de la pandemia, no se podrá celebrar en las calles, aunque sí habrá actos online y en las redes sociales, según anunció el Comité Organizador del Orgullo Estatal LGBTI en abril.

Para esta campaña, Correos ha emitido un sello con la bandera de este colectivo, con la que además ha decorado sus furgonetas, buzones y algunas oficinas, como la del barrio de Chueca, centro neurálgico de este movimiento en España. Asimismo, han trasladado esta iniciativa a las redes sociales customizando sus icónicos logos amarillos con los colores del arcoíris y acompañando sus publicaciones con el hastag #NoSoloAmarillo.

La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra, compartió el pasado jueves en su cuenta de Twitter una fotografía en la que aparece un buzón rotulado con la bandera LGTBI, en apoyo a esta campaña que, según indicó Correos al anunciarla, «apuesta por la diversidad y la lucha contra la discriminación».

Sin embargo, otros políticos no se han mostrado tan conformes con esta campaña, especialmente los representantes de la derecha, que han recogido en sus críticas la incongruencia que para ellos supone que no haya «dinero para respiradores, ni para ERTE», pero sí para esta iniciativa, tal y como expuso el presidente de Vox, Santiago Abascal, en un tuit. «Gobierno criminal», añadió en este mensaje.

No ha sido el único miembro de Vox que se ha manifestado en este sentido. El diputado del Parlamento Europeo Jorge Buxadé afirmó en la misma red social que «el Gobierno de Sánchez e Iglesias ha dado otro paso adelante en la demolición de lo nacional sometiendo a Correos a su agenda ideológica», y señaló que los trabajadores de esta empresa se encuentran «en condiciones precarias».

Buxadé acompañó sus declaraciones con imágenes de sellos antiguos emitidos por la empresa de mensajería, en los que se observaban serigrafías de ciudades españolas, como Cuenca y Barcelona, y motivos artísticos asociados a la religión.

La representante del PP en las Cortes Ana Vázquez Blanco indicó en un tuit que «Correos pidió hace un mes dinero para pagar sus nóminas, 47 millones», y añadió que «hoy pintan los coches», refiriéndose a una de las acciones que ha llevado a cabo la compañía en esta campaña publicitaria. «De verdad que este Gobierno no tiene remedio», sentenció.

Con un tono muy distinto se expresó el ex diputado de Ciudadanos Juan Carlos Girauta, que escribió: «Habrán creído que Correos es un imperativo».