El ex diputado y ex dirigente de Ciudadanos Juan Carlos Girauta (Barcelona, 12 de marzo de 1961) se ha dado de baja del partido tras el anuncio este martes del pacto entre Inés Arrimadas, la presidenta de la formación, con el Gobierno de Pedro Sánchez para prorrogar el estado de alarma mañana en el Congreso.

«No trabajamos tanto para construir una bisagra», ha escrito en Twitter Girauta, quien ha anunciado que «acabo de comunicar formalmente mi baja como afiliado a Ciudadanos».

Girauta -diputado entre 2016 y 2019- abandonó la política pocas horas después de la dimisión de Albert Rivera, que dejó su escaño y la presidencia de Ciudadanos tras sufrir una debacle sin precedentes en las elecciones del 10-N, si bien mantuvo su afiliación al partido naranja.

En una entrevista en el 24h, el diputado de Ciudadanos, José María Espejo, ha reaccionado en directo a la salida de Girauta subrayando el «respeto» hacia su decisión y destacando el «aprecio» hacia «un gran referente en muchas cuestiones», si bien ha negado que el partido se haya convertido en un «partido bisagra» sino que ha reafirmado la transición hacia «un partido útil, que está ahí para ayudar».

La ex diputada de Ciudadanos Carina Mejías, que sustituyó a Toni Roldán cuando abandonó la formación naranja, ha tomado el mismo camino que Girauta. «He solicitado mi baja como militante de Ciudadanos. La decisión tomada ayer [martes], me resulta imposible de compartir, después de estos meses tan difíciles y de una gestión de consecuencias tan devastadoras para todos los españoles y he decidido no mantener mi militancia en el partido», ha indicado en su cuenta de Twitter.

Las reacciones dentro del partido no se han hecho esperar. El vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, perteneciente al sector crítico de la formación que disputó la presidencia a Arrimadas en primarias, ha defendido la labor de su ex rival. «Con todo el aprecio que te tengo, era lo que había que hacer. 30.000 muertos son suficientes», escribía. Los mensajes han venido también de Vox, en este caso de apoyo a la decisión del ex dirigente de Ciudadanos que dejan caer, incluso, una posible oferta para integrarse a las filas de los de Abascal. «Yo pongo las cervezas y tú la música», escribía Macarena Olona en Twitter.

Inés Arrimadas se ha felicitado esta noche de su acuerdo con el Gobierno por haber logrado que «acepte nuestras condiciones» sobre los ERTEs y el apoyo a los autónomos más allá del estado de alarma y «consensuar una salida ordenada» del mismo, aparte de una reunión semanal de Cs con el Gobierno.

Con el apoyo de Ciudadanos, el voto del PP que había amagado con el ‘no’ queda desdibujado a la espera de lo que finalmente vote el PNV. Se trata de un exponente más del giro al centro que han enarbolado los naranjas desde que comenzase la crisis del coronavirus y que dista mucho de la política mantenida por el antecesor de Arrimadas en el puesto, Albert Rivera, quien negó durante meses cualquier posibilidad de pacto con el PSOE de Pedro Sánchez y prefirió escorarse al lado conservador del tablero político.