Antonio Juan Vidal Agarrado, abogado y marido de la actriz y presentadora Paz Padilla, falleció el sábado a causa de un cáncer que le diagnosticaron el año pasado.

Se trata de la segunda pérdida que la cómica sufre en los últimos meses. Su madre, Lola, murió en febrero en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz. La mujer, de 91 años, ingresó en este centro tras sufrir un aparatoso accidente y romperse la cadera.

La relación de Vidal y Padilla se remonta a cuando los dos eran adolescentes. Sin embargo, pasaron dos décadas hasta que se reencontraron y reanudaron su relación. En 2016 se casaron en Zahara de los Atunes (Cádiz).

Hay dos episodios que marcaron a la relación en los últimos años. La primera, cuando en 2015 vincularon al abogado con la trama de los ERE en Andalucía. Una acusación que se desestimó y archivó. El segundo episodio, el diagnóstico del cáncer en 2019, que le obligó a pasar semanas ingresado en un hospital. Finalmente, Vidal no ha podido sobreponerse a la enfermedad.

Tras la muerte de su madre y con su paraja enferma, Padilla decidió no trabajar durante los meses de confinamiento. En mayo, la actriz aseguró a Europa Press que para ella la cuarentena había sido un regalo. «Yo he sido feliz, dos meses en casa sin trabajar», y sobre todo en familia, dijo. Padilla pudo pasar mucho tiempo con su hija Anna: «Estar con ella ha sido un regalazo». Uno de sus objetivos para cuando levantaran las restricciones era regresar a Andalucía con su familia. «Deseando ir a Cádiz a ver a mi gente. Tengo unas ganas de verlos… pero bueno, tiempo, paciencia», manifestó.

En los últimos años, la cómica se ha hecho un hueco en Telecino presentando Sálvame en numerosas ocasiones. A su vez, como actriz ha participado en La Que Se Avecina, la popular serie emitida en Telecinco. Mediaset España también optó por Padilla y su compañero Jorge Javier Vázquez para ser las caras de la retransmisión de las tradicionales Campanadas de Fin de Año y dar la bienvenida al 2020.