El Papa Francisco ha advertido este lunes que es incompatible estar a favor del «aborto», de la «pena de muerte» o de la «eutanasia» y defender al mismo tiempo el medio ambiente. A su juicio estos son problemas que están en la misma categoría, no en un orden moral distinto. «Si piensas que el aborto, la eutanasia y la pena de muerte son aceptables, a tu corazón le va a resultar difícil preocuparse por la contaminación de los ríos y la destrucción de la selva», defiende el Pontífice en su nuevo libro ‘Soñemos juntos’ que se publicará el próximo 3 de diciembre.

El Papa Francisco añade que mientras se insista en que el aborto está justificado, pero no la desertificación, o que la eutanasia está mal, pero la contaminación de los ríos es el precio del progreso económico; el mundo seguirá estancado en la misma falta de integridad. Asimismo Francisco reflexiona sobre la pandemia del coronavirus y denuncia cómo algunos medios de comunicación y líderes políticos han usado esta crisis «para persuadir a la gente de que los culpables son los extranjeros».

También critica a quienes aseguran que la enfermedad de la Covid-19 es un «pequeño resfriado» o que las disposiciones sanitarias «son una exigencia injusta de un Estado intrusivo». «Hay políticos que venden estas narrativas para beneficio propio. Pero no podrían salirse con la suya si algunos medios no las divulgaran», señala el Papa. También apunta con el dedo a «ciertos medios» que se dicen católicos y pregonan estar salvando a la Iglesia de sí misma.