Cine | Cultura | Tendencias

'Renaceres', retrato de un país paralizado por el coronavirus

El largometraje se posiciona como un documento audiovisual de primera calidad para la memoria de España que invita a la reflexión

La Puerta de Alcalá con un crespón negro durante el confinamiento

Durante el tiempo que duró el confinamiento todos estuvimos pegados a nuestras pantallas para ver imágenes que tardarán mucho en olvidarse. Nuestra retina tiene grabada esos aplausos al personal sanitario, nuestra calle de toda la vida totalmente vacía, los féretros apilados en los tanatorios desbordados o cuando acudir a la compra parecía una película de ciencia ficción. Este 2020 va a pasar a los libros de historia y Renaceres se posiciona como un documento audiovisual de primera calidad para la memoria de España.

Este largometraje —producido por Mr. Monkey y New Frequency con la colaboración de Scope Producciones— fue el único rodaje aprobado cuando se anunció el Estado de Alarma en nuestro país y contó con todos los permisos gubernamentales. «Nos pusimos al servicio de esta causa de la única forma que sabíamos hacer, y es haciendo películas. Fui rápidamente a la Policía para postularme como voluntario para realizar este archivo histórico, así comenzó esta aventura», afirma Lucas Figueroa, su director, a El Independiente.

Fui rápidamente a la Policía para realizar este archivo histórico, así comenzó esta aventura

Lucas figueroa, director de ‘renaceres’

Esta poesía audiovisual sobre el vacío de nuestras calles llega a los cines el 18 de diciembre. Tras nueve exhaustivos meses de rodaje con las más estrictas medidas de seguridad, el cineasta explora el género documental para narrar una historia existencialista, con imágenes impactantes y únicas a una resolución de 8K. Conocido por otros títulos como ‘Viral’ (2013) o ‘Despido improcedente’ (2017), el argentino afirma que este sistema de rodaje no suele emplearse en la industria por lo «engorroso» que resulta.

El uso de este formato va más allá de la calidad, ya que las capturas pasarán a la posterioridad. «Ahora quizá no tenga mucho sentido pensar en por qué se ha hecho en 8K, pero es que en 20 años sí que lo tendrá», matiza el cineasta. Las imágenes que el espectador podrá ver poseen un gran reposo audiovisual. Uno se ve envuelto por las emociones que provoca esta película, el discurso nos lleva a replantearnos el camino que estábamos recorriendo antes. Las voces de Imanol Arias, Alejandro Sanz, Pedro Casablanc, Blanca Portillo, José Sacristán o Ester Expósito apelan a la reflexión entre las secuencias.

Lucas Figueroa, director de ‘Renaceres’. Foto: ©️_Martin_Mendez_Heroes_Agency

Más cercana a la reflexión existencial

El filme toma como punto de partida la ciudad vacía de Madrid para realizar un recorrido a través de sus calles como un contrapunto a la naturaleza. Se entremezcla la interacción del ser humano en su entorno con la sociedad. El espectador descubrirá lugares familiares —como la Gran Vía, un centro de distribución de paquetería, el Aeropuerto Madrid-Barajas o los andenes del Metro de Madrid— pero bajo otra perspectiva. ‘Renaceres’ es todo un viaje, una oportunidad para ver todo lo que estaba pasando esos meses en el cine.

Lucas Figueroa, el director de la cinta, subraya que «no trata sobre la pandemia». «No tiene nada que ver, no es un trabajo periodístico, es una obra más poética y existencial», asegura. «Se puede ligar más a la pintura o la fotografía que con cubrir las imágenes del confinamiento, las imágenes sobre eso son realmente muy pocas. Yo creo que la película habla por sí sola». La gran pantalla se convierte así en un espacio para la meditación.

Lo que más me movió fue ver las ciudades vacías y la naturaleza en su esencia, esa contraposición cuando el hombre está inoperativo

LUCAS FIGUEROA, DIRECTOR DE ‘RENACERES’

«El espectador se podrá hacer preguntas sobre quién soy, hacia dónde estaba yendo, hacia dónde quiero ir», apunta Figueroa. «Como toda obra artística a mí me llena de alegría que esto suceda, que genere tal impacto a nivel personal y que algo supere a la obra que se va a ver». Es por eso que en la película no hay entrevistas, discursos, juicios ni mensajes. Es un espejo, una antena o un testigo del ser humano, la sociedad, la naturaleza y la relación entre todos.

Lucas Figueroa declara que el rodaje estuvo «lleno» de momentos emocionantes. «Los nueve meses fueron llanto, un continuo de subidas y bajadas, de alegrías, pasamos por todas las etapas emocionales», manifiesta a El Independiente. «Lo que más me movió fue ver las ciudades vacías y la naturaleza en su esencia, esa contraposición cuando el hombre está inoperativo». En último lugar, Figueroa anima al público a acudir a las salas de cine para ver esta «manifestación artística concebida para la pantalla grande». Muestra de ello son estas capturas de la película, facilitadas a El Independiente, que retratan a Madrid en soledad:

    • Compartir

    La Calle Alcalá a la altura del Banco de España sin coches

    • Compartir

    La Plaza de Cibeles sin tráfico junto con el Ayuntamiento de Madrid

    • Compartir

    Enfermeros y enfermeras entrando al Hospital de La Paz

    • Compartir

    La Puerta de Alcalá con un crespón negro

    • Compartir

    La Puerta del Sol sin peatones durante el confinamiento

Comentar ()