El cantautor mexicano Armando Manzanero, conocido como el rey del romanticismo y presidente de la Sociedad de Autores y Compositores de México, ha fallecido este lunes por Covid-19 tras varios días intubado en un hospital a los 85 años de edad.

«Con mucho dolor lamento la muerte del maestro Armando Manzanero, uno de los más grandes compositores de México, sus canciones son parte definitiva de la educación sentimental de los mexicanos», ha anunciado en redes la secretaria de Cultura de México, Alejandra Frausto.

El cantante y compositor fue hospitalizado el pasado 17 de diciembre e intubado pocos días después por complicaciones con el coronavirus. Deja atrás una ecléctica trayectoria de 70 años con 400 temas y más de 30 producciones discográficas en donde predominó una temática: el amor.

Su estado de salud era delicado

Martha Manzanero Arjona, hija del artista con su primera esposa María Elena Arjona, afirmó a los medios de comunicación recientemente que «estaba respondiendo bien al tratamiento» y que los rumores de su fallecimiento por aquel entonces eran falsos. «Gracias a Dios está respondiendo al tratamiento contra el covid-19 y pronto estará en casa», compartió la yucateca.

Aunque estaba «delicado», su salud fue mejorando y sus niveles de oxígeno se recuperaron. Sus hijos nunca perdieron la fe, expuso, pues siempre lo han considerado «un guerrero», ya que el cantautor de origen yucateco siempre «ha gozado de buena salud». Aunque padece diabetes desde hace años, siempre ha estado controlado.

Fotografía de archivo del cantautor mexicano Armando Manzanero. EFE/Alex Cruz

Su esposa Laura Elena Villa también confirmó la mejoría de Manzanero. «Mi esposo está estable y con muchas ganas de mejorar», declaró. Martha y Laura agradecieron las muestras de cariño y oraciones del público, familiares y decenas de artistas con los que Manzanero ha compartido el escenario y otros más que han grabado sus canciones creadas hace más de 50 años.

Un pianista consumado

Conocido por baladas como «Contigo aprendí», «Somos novios», «Será que hoy» o «Esta tarde vi llover», Manzanero (Mérida, Yucatán, 1935) deja un legado inolvidable en la historia de la música en español, un sinfín de discos vendidos e innumerables reconocimientos, como el Premio Grammy honorífico en 2014.

El genio del piano llegó a decir que este instrumento siempre fue el «amor de su vida, mi eterno compañero y el señor que me ha dado todo», según recoge la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), de la que era presidente desde el 2010.

Conocedor de la tradición del bolero y de gran sensibilidad, el compositor conectó con la audiencia con temas que han sido versionados a lo largo de los años por artistas de la talla de Elvis Presley, con «It’s impossible», una versión en inglés de «Somos novios», Dionne Warwick, Tony Bennett, Alejandro Fernández o Christina Aguilera.

Este «mexicano de origen maya», menudo e incombustible, llegó a decir en una entrevista en 2016 que «jamás en la vida» dejaría de trabajar. Y lo cumplió hasta que pudo, pues sus últimos días tuvo que pasarlos en el hospital, donde recibió mensajes de apoyo de infinidad de artistas y personalidades, como la nobel guatemalteca de la Paz Rigoberta Menchú, quien pidió su recuperación a los «ancestros mayas».

Manzanero nació el 7 de diciembre de 1935 y desde pequeño estuvo cerca de la música, pues era hijo de los músicos fundadores de la Orquesta Típica Yucalpetén. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Mérida y comenzó a dedicarse profesionalmente a la música en 1957, como pianista.

Un comienzo musical en los años 60

Poco después se trasladó a la Ciudad de México, donde acompañó a reconocidos intérpretes de la época como Pedro Vargas y José José, y trabajó como promotor de la editora musical EMMI y Director Musical de la CBS Internacional (hoy SONY).

En los años 60 arrancó su andadura como productor musical de artistas tan reconocidos como Angélica María, una labor que desempeñó posteriormente con los españoles Dyango o Presuntos Implicados o Luis Miguel. Además de pianista, intérprete o productor, el Manzanero compositor nació en 1950 con «Nunca en el mundo» y cuenta con más de 400 canciones.

Publicó más de 30 trabajos discográficos, entre ellos «Somos novios» (1968), «Corazón Salvaje» (1977), «Nada personal» (1995) o «Duetos», que le valió el Grammy al Mejor álbum vocal pop para grupo o dúo en 2001. Obtuvo otros reconocimientos, como el primer premio en el Festival de Mallorca de 1978 con «Señor Amor», interpretada por Dulce, o el premio a la excelencia, por su trayectoria artística otorgado por la Billboard Magazine en 1993.