Fray Ángel en la cocina preparando un pisto manchego.

Fray Ángel cocinando Franciscanos Santo Espíritu del Monte Hospedería

Tendencias

Fray Ángel: el fraile que arrasa en YouTube con más de 100.000 suscriptores

La vida de Fray Ángel y del resto de sus compañeros es muy diferente a la de cualquier youtuber con una dimensión similar

No todo lo que ha traído el coronavirus es malo. Lo que iba a ser «un curso de cocina entre personas próximas» se ha convertido en un canal de recetas en YouTube con más de 100.000 suscriptores. Aquella solución improvisada que tomó Fray Ángel Ramón Serrano es ya todo un éxito en las redes.

El Monasterio de Santo Espíritu del Monte (Gilet, Valencia) es desde hace 15 años el hogar de Fray Ángel, el fraile que arrasa con su cocina franciscana en internet. Se trata de una hospedería «con unas 30 habitaciones para aquel que quiera venir a descansar, leer o a reposar. Es un lugar tranquilo en medio de la naturaleza que ofrecemos a la gente. Es una especie de hotel rural», explica Fray Ángel.

Como en cualquier hospedería, cada persona que vive allí desempeña una función. Actualmente ocho frailes conviven en Santo Espíritu del Monte y, Fray Ángel, es el dueño de la cocina. Muy lejos de otorgarse cualquier tipo de mérito, Fray Ángel cuenta cómo se puso al mando de los fogones del convento «Alguien tenía que hacerse cargo de la cocina. Me tocó a mí y yo lo hago lo mejor que puedo».

Viene gente para conocerme

La cocina de Fray Ángel encuentra un proveedor de lujo dentro del convento. El Monasterio de Santo Espíritu del Monte cuenta con una huerta de la que se ocupa Fray Antonio. Antes de dar el salto a las sartenes y las ollas, Fray Ángel era el encargado de trabajar esa tierra. «La huerta podríamos explotarla en mayor medida, pero tiene necesidad de más agua y de más tiempo. La tenemos por satisfacción de tomar alimentos más naturales y cultivados por nosotros mismos», cuenta Fray Ángel. Incluso tienen un cerdo, Jacinto, que se encarga de transformar en materia orgánica todos los alimentos que sobran en la hospedería. También hay gallinas, a las que en uno de los vídeos del canal, Franciscanos Santo Espíritu del Monte Hospedería, Fray Ángel hace referencia como sus «hijitas».

La repercusión del canal

La pandemia del coronavirus provocó que el curso de cocina en el que Fray Ángel transmitiría sus ideas nunca se pudo celebrar. La chispa que prendió la mecha de este proyecto fue el libro de recetas Nuevo arte de la cocina española (1745), obra del franciscano Juan Altamiras en el siglo XVIII. La figura de Fray Ángel ya tiene cierta repercusión mediática, incluso con apariciones en televisión, «Hemos notado que viene más gente simplemente para conocer este tipo de cocina y para conocerme a mí».

Fray Ángel se ríe al tratar la posibilidad de ser tentado por un programa de televisión. «Dentro de las posibilidades y sin dejar de ser uno quién es, todo es bienvenido. Siempre te alegra que lo que haces tenga repercusión».

La vida de Fray Ángel y del resto de sus compañeros es muy diferente a la de cualquier youtuber con una dimensión similar. «Nuestro estilo de vida es muy natural y muy ordenado. Tener una vida sencillamente ordenada es para mi uno de los puntos básicos de la felicidad».

La rutina en el Monasterio de Santo Espíritu del Monte se mantiene inalterable pese a sus 100.000 seguidores en el canal Franciscanos Santo Espíritu del Monte Hospedería y a contar con casi medio millón de visitas en alguno de sus vídeos. «Compartir cosas importantes como la fraternidad, trabajar juntos y luchar por las mismas cosas» son la seña de identidad de estos frailes que conviven en este convento al norte de Valencia.

Comentar ()