Tendencias

Jaume Plensa, el escultor español que conquista Nueva York pidiendo silencio

Vista de la escultura Water's Soul de Jaume Plensa en Nueva Jersey.

Vista de la escultura Water's Soul de Jaume Plensa en Nueva Jersey. EFE

Lo ha vuelto a hacer. El escultor español que conquistó la Quinta Avenida de Nueva York con una de sus cabezas gigantes, Jaume Plensa (Barcelona, 1955), esta vez se atreve a pedir silencio con Water’s Soul, una «celebración de la vida» en forma de una joven mujer de ojos cerrados y con el dedo índice en los labios.

De 22 metros de altura y un blanco sereno, la escultura supone su obra más grande hasta el momento y se encuentra en un lugar nada casual: un paseo marítimo a las orillas del río Hudson que separa la ciudad de Manhattan y la de Nueva Jersey, ubicación que fue testigo de la importante actividad comercial de la ciudad de Nueva York durante los siglos XIX y principios XX a través de un incesante ir y venir de transbordadores y barcazas: «Me parecía muy oportuno hacer una figura con el dedo en sus labios porque creo que estamos en un momento tan ruidoso que no podemos escuchar esta voz profunda del agua que siempre nos está hablando», señala Plensa en declaraciones para Efe, donde añade: «Dado que el cambio climático ya amenaza con apoderarse de nuestro hermoso planeta, debemos unirnos para proteger el agua como uno de los elementos más preciados de la naturaleza. No es propiedad de nadie, pero nos pertenece a todos. El agua es la fuente de la vida y Water’s Soul es una celebración de la vida».

Jersey City (United States), 19/10/2021.- The sculpture ‘ÄòWater’s Soul’Äô (C) by Spanish artist Jaume Plensa on a pier facing Manhattan in Jersey City, New Jersey, USA, 19 October 2021. The 80- foot/23.8 meter tall sculpture will be permanently located on the new and nearly completed Newport Pier and will open to the public on 21 October 2021. (Abierto, Laos, Estados Unidos) EFE/EPA/JUSTIN LANE

Según explica el artista, la obra, fabricada con resina de poliéster, fibra de videos y polvo de mármol, no es solo un éxito a nivel estético que consigue destacar frente a un paisaje gris de una gran ciudad, sino un triunfo de todo su equipo técnico que ha trabajado estrechamente con ingenieros de ambas ciudades. La obra, dice Plensa, ya convertida en parte del paisaje de Manhattan, aspira a que sea un lugar especial para los residendentes de la zona, «un lugar en el que cuando quieras quedar con los amigos digas ‘nos vemos ahí’, en Water’s Soul”.

Te puede interesar

Comentar ()