Hay un momento, un anuncio, las luces de la calle, o un comentario de cualquier conocido que se convierten en gatillo disparador. Son los que hacen que pensemos que ya estamos en Navidad. Ese inocente instante te saca de la realidad post veraniega y te hace recordar que llegan tiempos de organizarse. Porque si algo tienen las fiestas navideñas, aparte de su encanto, es un enorme esfuerzo logístico. Son necesarias estos días permutaciones de n sobre p, sistemas de ecuaciones e integrales para poder satisfacer a todos. Claro, los hijos de tu anterior matrimonio querrán ver a los abuelos por parte de ex mientras los del anterior matrimonio de tu actual pareja querrán estar con su padre, entre otras filigranas. Pues lo menos que podemos hacer es poner banda sonora a semejante jaleo familiar. Y pensar que nos parecía mucho lo de La Gran Familia y Chencho perdido por la Plaza Mayor

Una persona muy especial para mí toma como inicio de la Navidad el momento en el que le surge la necesidad de ponerse un disco. El primero de esta corta y exclusiva lista en la que Mariah, Wigfield, Feliciano, Boney M o George Michael, se siente, pero no están invitados. Por conocidos, y por no taladrar, no por otra razón. Vamos del cinco al uno:

5.- Natalie Cole

El ser de luz del que hablo me dice que se le ilumina el alma y se siente en fiestas cuando le llega la vibración de una frágil voz que heredó buena parte del talento de su padre, el gran Nat King Cole. Tampoco es una diva, y no es uno de los obligados en esta época del año, pero es imposible no reconocer a la niña que nos dejó en la nochevieja de 2015. Se trata de una voz que todo aquel que haya asistido al espectáculo de una auténtica misa en el Harlem neoyorquino, sabrá apreciar en su versión de Joy to the world:

4.- Brian Setzer Stravaganza

Mira que hay versiones del tema navideño por excelencia, Jingle Bells, pero esta es, con diferencia, mi favorita. Para todos los que vivimos de algún modo, ya no el espíritu rockero original de los años 50 y 60, sino su revival de los 80 con grupos como Rebeldes, Loquillo o Stray Cats, vamos con el solista de estos últimos y su proyecto navideño. Tan famosa en Estados Unidos como los tigres de los malogrados Sigfried & Roy o el vaquero en calzoncillos de Times Square, la Christmas Extravaganza de Brian Setzer es algo casi folklórico para muchos norteamericanos. La grandísima idea de poner orquesta y tupé al espíritu de la Navidad es todo un acierto:

3.- Michael Bublé

Está bien, lo reconozco, está justo en el límite. Es cierto: ya son muchos los que saben que tienen una oportunidad de escuchar a un auténtico crooner actual cantarles villancicos con una voz solo comparable a la del gran Frank. Serán muchos, pero quizá no suficientes. Divirtámonos, además, con el vídeo navideño y simpático de estas cuerdas vocales únicas y su versión de It’s Beginning to Look a Lot Like Christmas:

2.- Ray Charles

Podríamos tener en esta lista álbumes tan talentosos e históricos como el de Raphael, Bing Crosby, Dylan, Beach Boys, los hermanos Jackson Five o hasta el mismísimo James Brown, que hizo tres. Pero si me queda un espacio para los clásicos, no puedo evitar recordar la experiencia vivida años atrás en uno de los locales más exclusivos de Niza, al celebrar la Navidad a pocos metros de uno de los seres que mejor canaliza el espíritu musical de esta época del año. Si la música es, por definición, ritmo y armonía, déjenme compartir la magia de un hombre que disfruta de ambas cosas como si de un hermoso paisaje que no puede ver se tratara. Con ustedes, el gran Ray Charles, en la Navidad de 2003 y junto a un total de 120 voces del Jubilation Gospel Choir of Newark, New Jersey, que se quedaron respetuosamente en silencio para escuchar al maestro:

1.- Elton John y Ed Sheeran

Empiezo por el final: esto es número uno en el Reino Unido esta Navidad. Los ingleses, que tienen tan interiorizadas las Christmas Holidays como para acuñar a cargo de una conocida marca de moda el mejor anuncio navideño, saben hacerlo. Véase aquí al grandísimo Rocketman Sir Elton John junto al no menos grande -pero más actual- Ed Sheeran en el himno de todas las radios inglesas estas fiestas. Una extraordinaria maniobra de mercadeo que une a varias generaciones para celebrar juntos las fiestas de la Paz y el amor. Destaco especialmente la inclusión del error, por natural, y me atrevo incluso a predecir que será tendencia aprovechar que, por ejemplo, el septuagenario necesita leer la letra, o que se le caen las cajas a Ed. Se ve “el cartón”, pero Instagram ha culminado la labor que comenzó Gran Hermano hace más de dos décadas: somos humanos y es cool equivocarse con naturalidad. Muy navideño y excelente para culminar esta pequeña lista que espero que haya llenado de música un día cualquiera de estas segundas atípicas navidades: