Tendencias

'Narcogallegos', una vida entre fardos y bateas: "Esto no es el sur, en Galicia no se defiende al narco"

Documental Narcogallegos

Documental Narcogallegos Movistar +

El ratón y el gato, el Correcaminos y el Coyote… y el narco y la Policía. Estas parejas encuentran en la persecución su vínculo vitalicio. Un ‘pilla pilla’ que en el último de los casos es la antípoda a un juego de niños. El interés por introducir cocaína en Europa ha creado un entorno hipersofisticado en las costas gallegas: «Es la Champions League del tráfico de cocaína. Están los mejores». Víctor Méndez Sanguos, periodista y director de Narcogallegos, radiografía centímetro por centímetro el negocio de las drogas desde varias perspectivas y pone en valor el trabajo de las fuerzas de seguridad en su lucha contra el tráfico de sustancias en la región.

Del «rubio de batea» a los fardos con kilos de cocaína. Este paso marcó a la sociedad gallega en la década de los 80, que estaba acostumbrada a que los lugareños de los pueblos de la costa se dedicaran al contrabando de tabaco y que terminó condenando en los 90 el tráfico de estupefacientes. «Aquí lo hemos vivido desde pequeños. Los que tenemos ahora algo más de 40 años vimos descargas de cajetillas de tabaco en las playas y poco después la famosa Operación Nécora. Lo teníamos al lado. De un día para otro detenían a tu vecino de toda la vida. El narcotráfico es parte de nuestra historia», afirma Méndez en conversación con El Independiente. «No hay sitio donde no haya habido alguna aprehensión», relata un miembro de la UDYCO (Unidad de Droga y Crimen Organizado).

Narcogallegos afronta la cuestión con los buenos y los malos, explica cómo ha evolucionado el transporte de cocaína, quiénes son los capos actuales del narcotráfico y han recogido el testigo de Sito Miñanco y compañía o cómo Galicia -junto a Holanda y Algeciras- sigue siendo uno de los puntos neurálgicos de la recepción y distribución de droga por toda Europa. Méndez señala que en el documental «hablan las personas que más saben del negocio de la droga en España». «Narcogallegos son los ojos de la policía, de aduanas y de los propios narcotraficantes. Todas estas visiones nos sirven para ir más allá y dar una visión completa del negocio».

Diferencias en el tráfico de drogas entre el sur y Galicia

«Los gallegos están en la droga blanca. No se andan con chocolatito», sentencia José Antonio Fernández ‘Toniño’, Jefe de Embarcación de Vigilancia Aduanera. Ese «chocolatito» -el hachís- al que se refiere ‘Toniño’ acapara la mayoría de las incautaciones que se llevan a cabo en el estrecho de Gibraltar; sin embargo, en Galicia reina la cocaína.

El tipo de droga no es lo único que diferencia un punto de otro. En el sur, donde las distancias son más cortas y la marejada menos frecuente, se llevan las planeadoras (embarcaciones pequeñas con forma aerodinámica y dotadas de varios motores para alcanzar altas velocidades). La tónica dominante en Galicia son los pesqueros. Los barcos acuden a mitad del océano Atlántico, donde recogen la cocaína de cargueros y la acercan a la Península. Las planeadoras gallegas viajan a alta mar, cargan la cocaína y empiezan su «vuelo» hasta las costas gallegas, donde encuentran la presencia policial como último escollo y a la que tratan de sortear en un eslalon de riesgo extremo entre bateas.

Las comparaciones entre el boom del narcotráfico en Galicia hace 40 años y la complicada situación en el campo de Gibraltar, donde la propia autoridad ha asegurado que los narcos campan a sus anchas, son recurrentes. Méndez, nacido en Pontevedra y profesional especializado en narcotráfico, indica que «el estrecho no se convertirá en Sinaloa«, pero advierte del peligro en la zona: «El narcotráfico está arraigado, hay mucha gente que lo defiende y que rema a favor de obra», lo que dificulta seriamente la labor de la Policía Nacional y la Guardia Civil, algo que descarta en Galicia. «Aquí si alguien ve una descarga avisa directamente a la Policía. Creo que en el sur eso pasa muy pocas veces», sentencia.

Méndez alude a que nunca ha sentido miedo de publicar algo y que solo en casos aislados ha sufrido «algún encontronazo o comentarios al salir de un juicio» con un narco y destaca que «Galicia es muy diferente a lo que hay ahora en el sur de España. Pese a que no está erradicado, en Galicia hay un rechazo social hacia los narcos, no como en el sur, que hasta ha habido manifestaciones a favor de ellos».

Producido por Imaco, Narcogallegos llegó a la pequeña pantalla el pasado 16 de febrero de la mano de Movistar +. Este miércoles 23 se emite el segundo y definitivo episodio de la primera obra como director de Víctor Méndez Sanguos, un periodista experto en narcotráfico que encontró su especialización como «en un trabajo del día a día» gracias a un tema del que «me había empapado desde pequeños», concluye.

Te puede interesar

Comentar ()