Sociedad

El linchamiento a un policía en la ratonera de La Línea: "¡Mátalo, que está solo!"

Un joven agente de la Policía Nacional recibió un salvaje linchamiento el viernes mientras trataba de detener a un 'petaquero': "Le acorralaron, patearon y apalearon. Pensaba que no saldría de ahí con vida"

La Línea de la Concepción, con el Peñón al fondo

La Línea de la Concepción, con el Peñón al fondo FLICKR

La caza del narco es desde hace años una obsesión para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el Campo de Gibraltar. Los miembros de la Policía Nacional, Local y la Guardia Civil arriesgan su vida obcecados por ver en «el Hotel Reja» a los delincuentes que quieren hacer un parque temático del narcotráfico de La Línea de La Concepción (Cádiz). Allí, en la playa de la Atunara, tierra hostil para la autoridad, se produjo este fin de semana un nuevo incidente que a punto estuvo de costar la vida a un joven policía destinado a la sombra del Peñón.

Fue el viernes, poco antes de las 22.00 horas, cuando dos policías nacionales avistaron en el puerto de la Atunara a un ‘petaquero’ con una embarcación cargada de garrafas de combustible para llevarlo a alta mar, donde espera la goma repleta de fardos para repostar sobre la marcha y llegar a su objetivo sin miramientos.

El presunto peón de la organización criminal decidió huir a la carrera hacia el barrio adyacente a la playa del Tonelero. Como en el patio del colegio, allí estaba en casa y se sentía intocable. Un tropezón le hace caer y permite a uno de los policías alcanzarlo y engrilletarlo. El esposado grita y llama la atención de algunos vecinos, hostiles ante la presencia de Policía en el barrio. «¡Vamos a matarlo que está solo!», gritan algunos, según recogen los informes sobre el grave incidente, que tuvo lugar en la plaza de Luna, un ‘laberinto’ rodeado de edificios al que sólo se puede acceder a través de pequeños callejones.

Policía Nacional «acorralado, pateado y apaleado»

«La situación sobrepasó al agente. No podía hacer nada. Le acorralaron, patearon y apalearon. Pensaba que no saldría de ahí con vida», explica Antonio Flores, portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Algeciras (Cádiz), en conversación con El Independiente. Miguel Ángel Ramos, portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles de Cádiz (AUGC) y amenazado de muerte en numerosas ocasiones por los narcos, señala a este diario la trampa a la que fue conducida el joven policía que sufrió el linchamiento. «La plaza Luna es una ratonera, no es nada nuevo, lo tienen preparado. Si te metes allí te puede pasar cualquier cosa. Literalmente te encierran. Está rodeada de callejones de apenas un metro de ancho por donde corres a toda velocidad a por el fugitivo mientras te tiran cajas, clavos, trozos de metal, chinchetas, piedras o litronas. Una vez me encontré hasta una puerta de hierro».

Vista de satélite de la playa de la Atunara y Tonelero. El punto rojo señala la plaza Luna.
Vista de satélite de la playa de la Atunara y Tonelero. El punto rojo señala la plaza Luna. Google Maps

En ese escenario se halló solo el policía, que trataba de custodiar al ‘petaquero’. La marabunta liberó rápidamente a su hombre, que escapó esposado hacia su hogar. Al grito de «¡Matad al hijo de puta este!» se sucedieron los puñetazos, patadas y palazos con un bate de beisbol sobre el cuerpo del agente, tal y como relatan las fuentes citadas, que han confirmado que el policía «orina sangre, sufre politraumatismos y contusiones y ya no está hospitalizado pero se encuentra bajo seguimiento médico».

No puede ser que tengamos que reclamar medios para combatir esta lacra mientras nos están matando»

antonio flores, portavoz del sup en algeciras

Dos guardias civiles de apoyo, uno de ellos en prácticas, llegaron en mangas de camisa y sin ningún tipo de equipamiento antidisturbios en auxilio de su compañero. Tras varios tiros al aire lograron arrancarle de la violencia desmedida que estaba sufriendo. Flores apunta que cuando los tres coches de la Policía Local tocaron el asfalto de la plaza Luna había «unas 130 personas» para truncar la intervención. «Lo normal es que lo hubiera detenido y trasladado sin problema; sin embargo, es La Línea, es la Atunara, es el Tonelero y es plaza Luna. Es lo peor de lo peor», comenta Ramos. El ‘petaquero’, tras una negociación, salió de su casa con las manos apresadas por los grilletes y fue detenido. Otros dos hombres y dos mujeres permanecen junto al protagonista inicial en prisión provisional.

«No basta con la Zona de Especial Singularidad»

Flores exige un paso adelante desde el Gobierno: «No basta con exigir la Zona de Especial Singularidad. Hay que explicar que hay un problema muy grave y que hay que focalizar todos los esfuerzos en él ya, tanto materiales como humanos». El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha advertido que los hechos denunciados «no quedarán impunes». Por su parte, Flores ha respondido con contundencia: «Que le cuente eso al agente mientas se ve arrodillado y agredido salvajemente por la multitud. Si dependiera de mí Marlaska ya estaría despedido. No puede ser que tengamos que reclamar medios para combatir esta lacra mientras nos están matando».

La demanda de la Zona de Especial Singularidad es una constante por parte de los sindicatos de trabajadores que libran la batalla contra el narcotráfico. «Cada año se van entre 40 y 50 policías nacionales», expone Flores. La teoría cobra mayor sustento con el relato de Ramos: «En el último cupo se han marchado 24 guardias civiles». El representante de Policía Nacional sugiere que «habría que introducir mínimo 50 policías nacionales únicamente para garantizar la seguridad ciudadana, no para ir más allá en las investigaciones». Flores cifra la necesidad de «una unidad (20 personas) de UPR (Unidad de Prevención y Reacción) y dos ‘zetas’ más». En la misma línea, Ramos solicita «100 guardias civiles y 60 policías nacionales» para enderezar los renglones torcidos de La Línea.

Ramos ha manifestado que la investigación se mantiene abierta y que augura «más detenciones». Además, el portavoz de AUGC Cádiz ha destacado «la casualidad» de haber recibido precisamente ayer lunes la respuesta de María Gámez Gámez, directora de la Guardia Civil, a las peticiones de Zona de Especial Singularidad tanto suyas como de sus compañeros. «Asegura que están en ello y que están elaborando los grupos de trabajo», concluye Ramos.

Te puede interesar

Comentar ()