España

Los nuevos todoterrenos de la Guardia Civil para defenderse de los 'narcos' en el Campo de Gibraltar

Los vehículos incorporan una defensa especial en el frontal para reforzar la seguridad de los agentes en caso de ser embestidos por los delincuentes | Interior declaró desierto en 2018 el concurso para colocar parapetos a 40 vehículos en Algeciras

Vehículos reforzados que utilizará la Guardia Civil en el Campo de Gibraltar.

Vehículos reforzados que utilizará la Guardia Civil en el Campo de Gibraltar. UNIÓN DE OFICIALES

La Dirección General de la Guardia Civil enviará al Campo de Gibraltar nuevos todoterrenos dotados con una defensa especial en el frontal que refuerza la seguridad de los agentes ante eventuales embestidas por parte de integrantes de organizaciones dedicadas al narcotráfico en esta comarca gaditana para evitar ser detenidos. Los vehículos están en Madrid para la adaptación de la carrocería y la colocación de elementos policiales.

A principios de julio de 2020, el Ministerio del Interior anunció una inyección adicional de 48,2 millones de euros al Plan Especial para el Campo de Gibraltar -puesto en marcha en agosto de 2018- a fin de reforzar los medios materiales (17,8 millones) y los recursos humanos (30,4 millones) hasta diciembre de 2021. Ese montante incluía la adquisición de vehículos cuatro por cuatro y otros de gran potencia para su uso por parte de los agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional destinados o enviados a la zona como refuerzo, así como drones, transmisiones especializadas, cámaras de visión nocturna, equipos de seguimiento y localización de objetivos…

Entre las últimas licitaciones de la Jefatura de Asuntos Económicos de la Guardia Civil figura el suministro de 127 vehículos todo camino -híbridos o eléctricos- dotados de kit patrulla. El presupuesto ascendía a 4.279.900 euros (impuestos excluidos), expirando el pasado 13 de septiembre el plazo de presentación de ofertas. El expediente está en fase de «evaluación», según se detalla en la Plataforma de Contratación del Sector Público.

En el segundo semestre de 2018, la Secretaría de Estado de Seguridad ya sacó a licitación un contrato para el suministro e instalación de un mínimo de cuarenta defensas delanteras sobre vehículos Toyota Land cruiser -propiedad de la Guardia Civil- para su posterior distribución a unidades de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras ante el aumento de las situaciones que sufren los agentes «de gran violencia al realizar el alto». Con un presupuesto de 48.400 euros, la mesa de contratación llegó a proponer como adjudicataria a la empresa TS Tecnove Security (una de las dos que concurrían), finalmente excluida al no cumplir todos los requisitos exigidos. El procedimiento quedó desierto.

La asociación profesional Unión de Oficiales (UO) de la Guardia Civil ha difundido este jueves en redes sociales fotos de los vehículos que han sido reforzados y que prestarán servicio en el Campo de Gibraltar, zona prioritaria para el Ministerio del Interior desde hace más de tres años debido al deterioro de las condiciones de seguridad que sufrían los municipios de esta comarca gaditana como consecuencia de las actividades del crimen organizado. Se trata del modelo Land cruiser de Toyota, dotados de defensa tanto a la altura de la rejilla del radiador (calandra) como en las aletas delanteras y el parabrisas. Cubre también los faros y tienen capacidad para el empuje de obstáculos.

«Capaz de atropellar y segar vidas»

En los últimos años han sido cerca de un centenar los policías y guardias civiles que resultaron heridos en acto de servicio en este rincón del país como consecuencia de la acción agresiva de los narcos. Cuando éstos se han visto acorralados, no han dudado en embestir a los vehículos policiales para evitar la detención y la interceptación de la droga que transportaban.

En septiembre de 2020, un inspector de policía estuvo a punto de perder un brazo después de que un vehículo cargado con fardos de hachís lo arrollara a él y al policía-alumno que lo acompañaba durante un servicio en Algeciras. Semanas después, en el término municipal de San Roque (Cádiz), tres guardias civiles resultaron heridos de diversa consideración tras ser embestido el vehículo camuflado en el que viajaban por un todoterreno de gran cilindrda que trasladaba 700 kilos de hachís.

«La situación que se vive en el campo de Gibraltar es públicamente conocida. Las fuerzas de seguridad, en nuestro caso los hombres y mujeres de la Guardia Civil, deben hacer frente a una delincuencia organizada que, para escapar, en ocasiones es capaz de atropellar y segar la vida de algún agente. Por eso, cada vez que recibimos algún tipo de medio que nos permite ser más eficientes en nuestro servicio, a la vez que proteger mejor a nuestros efectivos, no podemos sino dar las gracias a los responsables que lo hacen posible», declara complacido el presidente de la Unión de Oficiales, Francisco García Ruiz.

Los guardias civiles demandan más medios y la declaración de la comarca como Zona de Especial Singularidad

Este capitán considera que dotar a las unidades de equipos adecuados y adaptados a la forma de operar de las bandas de narcotraficantes supone ir en la «buena dirección» y demuestra que las autoridades «están tomado conciencia», si bien entiende que siguen siendo necesarios «muchos más medios humanos y materiales» para poder dar respuesta al problema de la forma más eficiente posible.

No hay una zona en España donde ejercer la labor policial entrañe hoy más peligro que esta comarca gaditana, principal puerta de entrada de la droga en España y donde se libra desde hace más de tres años una intensa lucha contra los clanes del narcotráfico que ha dado importantes frutos tanto por el descabezamiento de las organizaciones criminales como por el volumen de droga que se ha impedido que llegue al mercado negro. Según datos de Interior, sólo entre julio de 2020 y mayo de 2021 se decomisaron 457,9 toneladas de droga en la zona comprendida en el plan especial, principalmente hachís (el 97,8 %).

El plan no sólo perseguía el decomiso de la droga. Otro de sus pilares era potenciar la investigación patrimonial contra las organizaciones delictivas para perseguir el blanqueo de capitales ligadas a esa actividad, para lo que se crearon nuevos grupos especializados en ambos Cuerpos. Ello ha permitido debilitar las estructuras que sostienen económicamente a los clanes.

¿Zona de Especial Singularidad?

Las alarmas se habían encendido definitivamente a principios de febrero de 2018, cuando un grupo de encapuchados irrumpió en el Hospital de La Línea de la Concepción y logró liberar a un narco (Samuel Crespo) que había sido detenido por la Policía Nacional y estaba bajo custodia. Los propios guardias civiles alertaron del inicio de un «cartel de la droga» y de la necesidad de tomar medidas para que las bandas no terminaran corrompiendo con sus tentáculos a las instituciones públicas.

Desde entonces, partidos políticos (como PP, Vox y Ciudadanos), asociaciones profesionales de la Guardia Civil y plataformas ciudadanas vienen pidiendo al Ministerio del Interior que catalogue el Campo de Gibraltar como Zona de Especial Singularidad, lo que llevaría aparejado la concesión de incentivos económicos y laborales para reconocer la labor que ejercen los policías nacionales y guardias civiles destinados en esta comarca gaditana.

Los agentes creen que el Gobierno debe incrementar el esfuerzo a fin de mejorar los medios materiales «rudimentarios» con los que cuentan -en palabras de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC)– frente a los recursos «cada día más sofisticados de los narcotraficantes». Esta organización también viene demandando un refuerzo de personal, necesidad que ha cifrado en el 20 % de las actuales plantillas del personal operativo y en el 30 % de los servicios de investigación.

Te puede interesar

Comentar ()