Tendencias

Rolling Stones en Madrid: El último “último concierto”

Mick Jagger, en Madrid.

Mick Jagger, en Madrid. EP

En Madrid, este miércoles, día del cumpleaños de Ron Wood, tendrá lugar el primer concierto de la última “última gira” de los Rolling Stones. Porque siempre es la última.

Sus satánicas majestades han demostrado que el pacto con el diablo del que hablaba la literatura es cierto. Dan fe sus visitas a monumentos madrileños que homenajean al Maligno. Aunque, por romper un poco el ambiente esotérico, más que una cuestión espiritual, está claro que es física, muy física, y científica. Para conocer los avances que la ciencia puede ofrecer al servicio del bienestar a la tercera edad, el mundo puede mirarles. Eso sí, son ventajas reservadas a grandes fortunas.

La muerte ya ha “hecho un solo” con el malogrado Charlie Watts. Otro, Steve Jordan, tocará la batería. Será parte de ese acuerdo que vayan siendo acompañados todos a las penumbras, uno por uno, pero eso aún está por ver. Cumplen sesenta años… de banda. De ahí que esta gira reciba el nombre de SIXTY.

Vienen de subidón, porque en Estados Unidos se vendieron en otoño más de medio millón de entradas, colgando el cartel de Sold Out en la mayoría de estadios. Para qué queremos más

Es un honor que den el pistoletazo de salida en el Foro, tras unos cuantos días de turismo y noches flamencas. A propósito, esta vez el concierto tendrá lugar en el nuevo Wanda Metropolitano, y no en una plaza de toros, como aquella primera vez que se les vio por aquí. Era 1976, hacía 7 meses que acababa de morir Franco, y apenas unos días antes, el primogénito de Keith, con diez meses de vida. Los grises vigilaban el escaso aforo que consiguió reunir las novecientas pesetas de entonces (5 euros y medio) que costaba la broma. Y menos mal que no se llenó del todo la Plaza de Toros Monumental, porque las pelotas de goma y gases lacrimógenos que soltaron las fuerzas del orden público hubieran provocado una masacre, con toda seguridad. El escenario era del tamaño de la cocina de Mick, pero el promotor Gay Mercader consiguió decirle al mundo que España ya tenía rock internacional, que no es poco.

Tardaron 6 años en volver, y cuando lo hicieron, los hados quisieron que cayera el Diluvio Universal sobre el público y el escenario del Vicente Calderón. Las miles de personas que aguardaban la salida de la banda dieron por hecho que suspendían. Pero salieron. Y se mojaron. Y arrasaron. Todos cuantos estuvieron allí lo recordarán siempre. Agua y globos sobre los Stones:

En total habrán venido a actuar unas 20 veces. No quiero contarlas. Todas son diferentes y especiales por algo. Ya hubo una última, y esta es la siguiente. Justo antes de que suenen los primeros acordes de algún clásico estoniano, serán algunos artistas curiosos los que teloneen a la banda de rock en activo más importante de la Historia. Además de Sidonie, Javier Vargas se ha unido al sobrino de Mick, John Jagger. No es muy común que el tío del telonero vaya a ser el artista principal:

Estoy convencido de que la lista de canciones del concierto va a recurrir más que nunca a los grandes clásicos como Gimme Shelter, Tumbling Dice, (I Can’t Get No) Satisfaction, Jumpin’ Jack Flash, Paint It Black, Start Me Up y muchos más. Se guardan en la manga alguna sorpresa, lógicamente. Vienen de subidón, porque en Estados Unidos se vendieron en otoño más de medio millón de entradas, colgando el cartel de Sold Out en la mayoría de estadios. Para qué queremos más.

Preguntado el entorno de la banda sobre si realmente será esta la última vez que vayan a tocar en España, el comentario general es “Mick morirá bailando, con las botas puestas. ¿Quién sabe?”.

Bueno, esperemos que no sea hoy aquí. Que parece que no.

Te puede interesar

Comentar ()