Tendencias

Qué es la sumisión química, la nueva técnica de abuso sexual en las discotecas

Decenas de personas asisten a la fiesta Flower Power en la discoteca Pacha Ibiza

Decenas de personas asisten a la fiesta Flower Power en la discoteca Pacha Ibiza EP

Las discotecas, el templo del baile, la música, la fiesta y… las drogas. Precisamente estas últimas semanas, la sumisión química ha sido la protagonista de los clubs españoles. Y es que, esta serie de prácticas han alarmado a la población joven, derivando en denuncias por parte de diferentes mujeres que han asegurado haber recibido pinchazos en discotecas, locales de ocio nocturno o festejos como los Sanfermines.

Hasta ahora, el 80% de veces en el que se aprovechaban de alguien para cometer un delito de abuso sexual era simplemente con alcohol, según detalla Saber Vivir en su página web: «Ocho de cada diez delitos los cometen cuando la persona ha bebido o le han dado de beber demasiado». El 20% restante se asocia al fármaco psicoactivo: «Podrían ser ansiolíticos o sedantes, principalmente benzodiacepinas, o con efecto anestésico», enumera la farmacéutica Cristina Fernández al medio citado. Pero ahora, ‘la moda’ es drogar a través de pinchazos.

Las víctimas, por lo general mujeres menores de 30 años, experimentan el pinchazo en alguna de sus extremidades, después sienten como se van durmiendo algunas partes de su cuerpo y empiezan a marearse, aumentando su vulnerabilidad durante cierto periodo de tiempo. El método es utilizado tanto por agresores sexuales como por ladrones, quienes acuden a los lugares habituales de diversión nocturna del público joven y aprovechan para inocular droga a sus blancos escogidos, bien de la forma anteriormente mencionada o mezclando las sustancias psicotrópicas con la bebida o comida que estén consumiendo las víctimas.

Una vez realizada su hazaña, esperan alrededor de 15 minutos, hasta que los estupefacientes hacen efecto y las chicas pierden su autonomía y sus facultades, para aprovechar y abusar sexualmente de ellas o robar sus pertenencias.

Esta técnica tiene su origen en Francia, concretamente en la discoteca Bataclan, mismo lugar en el que se produjo el atentado terrorista en París en 2015. Después se extendió a Reino Unido. Pero su llegada a España apunta al turismo francés como culpable. Juan Luis Galiacho, director del Cierre Digital apunta para Telemadrid que «parece ser que con toda la llegada del turismo francés aquí a Madrid en post-pandemia fue cuando se puso de moda». Aunque ratifica que en nuestro país aún no se ha producido «ningún tipo de abuso sexual, sino simplemente robo». Son ya 5 casos los que han denunciado los hechos en Cataluña.

Qué drogas se emplean en la sumisión química

Las drogas llevadas a cabo en estas prácticas pueden variar dependiendo del caso. Una de las más empleadas para los pinchazos de las discotecas es el Rohypnol, nombre comercial del flunitrazepan, y el éxtasis líquido, el GHB (gamma hidroxibutirico). Aunque también pueden administrarse de otras maneras, al igual que otras drogas como la ketamina, la burundanga, diversas benzodiazepinas o incluso el propio alcohol.

Los principales efectos son la pérdida de memoria, la somnolencia, bajada de la presión arterial, taquicardia, visión doble, confusión y pérdida de consciencia. Lo que induce a las víctimas a un periodo de vulnerabilidad de 8 a 10 horas de duración.

Qué hacer frente a la sumisión química

En caso de que se sienta un pinchazo en alguna parte del cuerpo es importante avisar de inmediato a alguien de confianza o a alguna autoridad para que no se separe de nuestro lado y nos pueda ayudar. Lo mismo ocurre si se presentan algunos de los síntomas citados (somnolencia, visión borrosa o mareos).

El segundo paso sería acudir a urgencias o acompañar a quien haya sufrido el ataque para que le hagan un análisis lo antes posible ya que el informe médico podr´ía ayudar como prueba.

De igual manera, alguien debe llamar a la Policía si se da un caso de sumisión química en el local, ya sea la víctima, los testigos o los responsables del establecimiento, ya que los testigos podrían aportar su testimonio tras presentar la denuncia.

Te puede interesar

Comentar ()