Tendencias

Borja Thyssen, ausente en la presentación de su primera colección de arte

La colección de arte de Blanca y Borja Thyssen abrió este lunes las puertas de su primera exposición en el Museo Thyssen Bornemisza, aunque sin ellos, que cancelaron su presencia "por problemas de agenda" | Las obras han sido adquiridas en los últimos años previa consulta con el museo y con vistas a que sean depositadas en él.

La colección de arte de Blanca y Borja Thyssen ha abierto hoy las puertas de su primera exposición en el Museo Thyssen Bornemisza. EFE

Mujer con niños en la fuente, de Francisco de Goya, fue el primer cuadro a título personal de Alejandro Borja Thyssen-Bornemisza (Madrid, 1980). Valorado en más de 800.000 euros, la obra fue un regalo del barón Thyssen el día de su bautizo en la catedral de San Patricio de Nueva York, cinco años después de su nacimiento. «Este boceto es un bellísimo ejemplo de la primorosa exquisitez técnica utilizada por Goya en este tipo de obras de pequeño tamaño, con un tratamiento extremadamente delicado y atento de las figuras», reza la web de la colección Carmen Thyssen. Pero poco o nada tienen que ver las manchas y pinceladas rápidas del cuadro con el resto de obras que el quinto hijo del barón Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza ha reunido desde entonces.

De sello contemporáneo, Borja prefiere un Francis Picabia, un Richard Estes o un Julian Opie al que hace muy poco se sumó el bodegón cubista de María Blanchard. O eso es al menos lo que, meses después de firmar junto a su madre el contrato con el Ministerio de Cultura por el alquiler de la colección «compartida» que ambos tienen depositada en el museo -330 obras depositadas durante 15 años y por el que los Thyssen reciben 6,5 millones de euros anuales a repartir entre madre e hijo en distintos porcentajes-, cuelga por primera vez en las paredes de la pinacoteca. Y es que continuando con la tradición familiar y coincidiendo con treinta aniversario del Museo Nacional, Borja, junto a su mujer, Blanca Cuesta, abren al público, desde este lunes y hasta el próximo 15 de enero, su colección en el museo, que hasta ahora han coleccionado «de manera muy discreta y lejos de la mirada del público». Bajo el título Hiperrealismo en la colección Blanca y Borja Thyssen-Bornemisza esta es la primera de una serie de exposiciones que cada otoño irá mostrando las compras que el hijo de Carmen Thyssen y patrono del museo ha realizado de manera privada.

Así lo ha confirmado Guillermo Solana, director artísticos del Museo, durante la presentación de la muestra a los medios, donde ha resaltado la labor de Borja como coleccionista de arte siempre en colaboración con el centro de arte, y su gusto por la pintura moderna y contemporánea. El acto no ha contado con la presencia de la pareja, que canceló su presencia por «problemas de agenda». «El público casi siempre ve colecciones acabadas, esta es una oportunidad de ver cómo un coleccionista va formando su colección. Las compras de Borja siempre son consultadas con el museo con vistas a un deposito aquí. Su colección, aunque tiene obras de maestros antiguos y clásicos modernos, se centra en la pintura y el arte contemporáneo. Pinturas de artistas generalmente vivos y jóvenes, y con una línea en su orientación Post-Pop y muy colorista. Es un tipo de arte muy joven. España no es un país rico en el coleccionismo privado y tenemos que aprovechar oportunidades como esta. Además, el Museo Thyssen carece de una política de adquisición y el mecanismo del que dispone para conseguir nuevas obras depositadas en sus salas es este, que los miembros de la familia Thyssen que coleccionan se comprometan con el museo», explica.

  • Compartir
Charles Bell, VEGAP, Madrid, 2018. Courtesy Louis K. Meisel Gallery, NY
  • Compartir
Roberto Bernardi. Courtesy Louis K. Meisel Gallery, NY

La muestra, en una pequeña sala del museo, ofrece ocho obras de algunos de los principales representantes del hiperrealismo, una corriente fundamentalmente desarrolladas en Estados Unidos: Richard Estes, Charles Bell, Don Jacot, Bertrand Meniel, Roberto Bernardi y Raphaella Spence. «La exposición se abre con dos vistas neoyorquinas, una más clásica y otra más reciente del representante más icónico del hiperrealismo americano, Richard Estes, al que nuestro museo dedicó una retrospectiva en 2017».

Pero estas no son las únicas obras adquiridas por el coleccionista que ya lucen en el museo: desde un bodegón cubista de María Blanchard (1918) a un lienzo de Francis Picabia de su serie transparencias (1925-1927), un autorretrato de Richard Estes en la zona cero de Nueva York (2017) o una pintura de gran formato de Julian Opie (2014). Además, con motivo de la retrospectiva de Alex Katz el pasado verano, Blanca y Borja adquirieron una gran tela del artista norteamericano (Vivien, 2016), que había sido seleccionada previamente para figurar en la exposición y que muy pronto se exhibirá en las salas del Museo Nacional.

  • Compartir
Raphaella Spence. Courtesy Louis K. Meisel Gallery, NY
  • Compartir
Don Jacot. Courtesy Louis K. Meisel Gallery, NY

Por otro lado, Solana ha avanzado que ya se está preparando para la próxima primavera una exposición de obras del artista alemán André Butzer, en la que se incluirán dos grandes adquisiciones de la colección Borja y Blanca Thyssen, que se sitúan así como unos miembros más de la familia que suponen una «fuente de abastecimiento para la actividad del museo».

Jornadas de puertas abiertas y visitas guiadas por su 30 aniversario

El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza celebra el 8 de octubre su trigésimo aniversario con una jornada de puertas abiertas y múltiples actividades gratuitas para acercar a madrileños y visitantes la mayor colección de pintura occidental con presencia de la mayoría de estilos del arte europeo y norteamericano entre los siglos XIV y XX, adquirida por el Estado español en 1993, y de origen privado. «Cumplir treinta años sirve para reflexionar sobre el futuro y conmemorar el tiempo pasado, mediante debates, recorridos temáticos, explicaciones en sala o concursos», señala Solana.

Así, para conmemorar esta fecha tan especial, el próximo sábado se celebrará una jornada de puertas abiertas con entrada gratuita al museo en el horario habitual de apertura, de 10 a 19 horas, previa reserva de invitaciones a partir de este viernes. También se pueden reservar las plazas para participar en el resto de las actividades que se han programado.

El museo se inauguró el 8 de octubre de 1992. En total cerca de mil obras han convertido a la pinacoteca madrileña en parada obligada para turistas y visitantes. La lista de artistas es única y enciclopédica, desde Ghirlandaio, Van Eyck, Durero, Tiziano, Caravaggio, Rubens, Rembrant o Canaletto a Monet, Degas, Cézanne, Van Gogh, Grosz, Kandinsky, Magritte, O’Keeffe, Picasso o Dalí.

Te puede interesar

Comentar ()