Eduard Fernández y Bárbara Lennie protagonizan la adaptación de la obra Los renglones torcidos de Dios, dirigida por el director Oriol Paulo, que se ha rodado en un sanatorio ficticio y que presenta una lucha de egos entre ambos protagonistas, lo que hará que uno de los dos se cuestione su propia cordura, con la salud mental como telón de fondo.

«Hay que dejar de hacer fuerza y la sociedad debe dejar de tener complejos con la salud mental. No hay fórmulas para no perder el juicio. Hay que dejar que te miren. Cuanto más se tapa la mente, será peor porque los problemas se pudren por falta de oxigenación», ha señalado el actor, en declaraciones a Europa Press.

La película, que se estrena en cines el 6 de octubre, está basada en el libro que tiene el mismo nombre que la película y que se escribió en 1979 por el autor Torcuato Luca de Tena. El actor catalán, que encarna al director del hospital psiquiátrico Samuel Alvar, ha enfatizado en la importancia de la salud mental para evitar acabar como muchos de los actores que participan en la película.

«Hay que abrir las compuertas de la mente y trabajar. Todos tenemos problemas en la vida y tenemos el derecho a pedir ayuda y que nos ayuden», ha remarcado.

El personaje Samuel Alvar, según Eduard Fernández, tiene un gran ego, algo que ha admitido que ha sido una de las detalles que le llamó la atención para aceptar el proyecto. «Todos podemos interpretar todos los papeles, todos tenemos egos y grandes complejos y así es más fácil adaptarse a los personajes. Es cuestión de abrir el cajón que toca y cerrar el que no toca», ha afirmado.

Para Bárbara Lennie, que se ha convertido en la investigadora Alice Gould, «la psique humana es misteriosa e inabarcable» y en la película así se observa. «Mi personaje es un animal prodigioso, con muchas herramientas para conseguir lo que quiere, muy inteligente y con una capacidad de trabajo enorme», ha explicado.

Sobre cómo nació la película, Oriol Paulo ha comentado que la cinta nace de una propuesta de Warner y Atresmedia que durante seis meses rechazó , a pesar de que estuvo dándole vueltas a cómo haría él la película. «Sentí un poco de vértigo porque ya se había intentado hacer antes la película y sabía que si decía que sí debía ser muy consciente. Lo más claro que tenía es que Alice Gould debía ser Bárbara Lennie», ha manifestado. Este deseo de contar con la actriz es lo que hizo que ella asumiese esta responsabilidad.

«Evidentemente él tenía sus vértigos y cuando leí el guión yo también los tuve pero dije ‘vamos a hacerlo’. Hay algo que me encanta de no saber qué hacer pero es lo que me gusta», ha confesado Lennie.

El film está compuesto, además, por caras conocidas como Loreto Mauleón (Patria, El secreto de Puente Viejo), Javier Beltrán (Las leyes de la frontera, El inocente), Pablo Derqui (La linea invisible, La caza. Monteperdido), Fede Aguado (Mar de Plástico, La peste) y Adelfa Calvo (La isla mínima, El autor, El verano que vivimos), entre otros.