Tendencias

'El secreto de la familia Greco': historia de los secuestros y asesinatos que conmovieron a Buenos Aires

Hay nombres que marcan y no siempre para bien. Uno de ellos es Greco, aquí asociado al mote de uno de los mejores pintores, pero en Sicilia ligado a una de las familias mafiosas más influyentes de la historia. Desde el siglo XIX dentro la Cosa Nostra siciliana operaron los Greco, una saga presente en la mayoría de las actividades delictivas, líderes indiscutibles de las zonas de Ciaculli y Croceverde Giardini, a las afueras de Palermo, y cuyos miembros decantaban y decidían por lo que se ve las guerras internas de la mafia.

Muchas décadas más tarde, una tal Aquiles Greco aseguraba, orgulloso, que descendía de aquella saga siciliana, aunque el parentesco resultaba un tanto forzado: primero Aquiles no era siciliano, sino mexicano; y, segundo, era un personaje de ficción, el personaje de una serie de llamada El secreto de la familia Greco que ahora emite Netflix.

La familia que sumió a Argentina en el terror

Sin embargo, el hombre en que estaba basada Aquiles desde luego que podría haber reclamado un parentesco genético con la mafia. No se llamaba Aquiles, sino Arquímedes, Arquímedes Rafael Puccio, y durante años aterrorizó a la sociedad argentina. Nacido en 1929, se convirtió en uno de los secuestradores y asesinos en serie más famosos y temidos de la historia del país, sobre todo en la década de los ochenta, cuando secuestró y mató a algunos de los empresarios más conocidos de Argentina.

Y eso que nadie sospechó hasta el último momento de él, ni siquiera sus vecinos, quienes se quedaron estupefactos cuando descubrieron que aquel hombre aparentemente agradable era, en realidad, uno de los criminales más buscados de Argentina. Durante años, Arquímedes y su familia mantuvieron una fachada aparentemente intachable, de personas esforzadas y trabajadoras de clase media que luchaban por sacar adelante a sus hijos y darles un buen porvenir.

Para sus vecinos, Arquímedes Rafael Puccio era un exfuncionario del gobierno que había trabajado en el ejército (luego se supo que estuvo en los servicios de inteligencia). Al retirarse puso una pequeña tienda de artículos náuticos en una parte de su casa. Sin embargo, aquello era una mera tapadera. Junto con otros militares retirados y con la ayuda de dos hijos de Arquímedes, Alejandro y Daniel, idearon una estrategia para conseguir dinero rápidamente: secuestrar a algunas de las personas más destacadas de Buenos Aires y pedir secuestros millonarios. En tres años, de 1982 a 1985, perpetraron algunos de los secuestros más sonados del país.

El primero fue el de Ricardo Manoukian, el hijo del dueño de los supermercados Tanti, por aquel entonces una de las grandes cadenas del país. Ricardo era (supuestamente) amigo de Alejandro Puccio, por lo que nadie pudo pensar que los Puccio podrían estar detrás de aquella atrocidad. Lo tuvieron once días en cautiverio y pidieron un rescate de medio millón de dólares que, presuntamente, la familia pagó. Pero en vez de liberarlo, le pegaron tres tiros en la cabeza y dejaron el cadáver en un descampado a las afueras de la ciudad.

Aquello solo fue el principio. Eduardo Aulet y Emilio Naum, otros notorios empresarios, fueron otras víctimas. Hasta que, en 1985, pillaron a Puccio y se pudo, afortunadamente, poner fin al terror.

Historia de un clan

Su historia quedó grabada en la memoria de muchos argentinos y, ene l 2015, se llevó a la televisión con el título de Historia de un clan, una serie dirigida por Luis Ortega. En ella, Arquímedes Puccio aparecía como un hombre tan disciplinado como autoritario, manipulador y obsesivo, enfermizamente controlador con su familia y su entorno. Junto a él aparecía el resto de su familia, comenzando por su mujer, Epifanía Calvo de Puccio, una mujer supuestamente apocada y sumisa, pero en realidad muy ambiciosa que quiere obtener dinero y trepar socialmente.

La serie, que tuvo mucho éxito en su momento, es ahora adaptada de nuevo, pero con una ambientación mexicana. El secreto de la familia Greco llegará a Netflix el día 4 de noviembre (es uno de los grandes estrenos de este otoño) y promete traernos todo el drama y el suspense, pero con nuevos protagonistas.

Producida por Telemundo Streming Studios y Underground, nos recrea la dureza del México de la década de los ochenta –la trama se centra en Jalisco– y nos sitúa a la familia Greco en el epicentro de una trama criminal que pocos podrían haber creído posible. En ella, una familia supuestamente normal y muy respetable quiere mantener un elevado estatus social y, para ello, no duda en optar por secuestrar a empresarios para conseguir dinero con los rescates.

La serie presenta mucho suspense. Pero, sobre todo, se plantea una pregunta fundamental: ¿hasta dónde puede llegar una persona supuestamente normal para conseguir dinero? El secreto de la familia Greco bucea en la mente humana para presentarnos todas sus miserias y retorcimientos.

Te puede interesar

Comentar ()