Arte

Primavera barroca, más escultura o los españoles de la Frick Collection: así será la programación del Prado en 2023

Hipomenes y Atalanta, Guido Reni

Hipomenes y Atalanta, Guido Reni Museo del Prado

Ya se conoce la programación del Museo del Prado para este 2023, que se espera sea el «año de la plena recuperación», según su director Miguel Falomir. El museo comenzará la nueva temporada remarcando la reivindicación de la fuerza y la belleza del Barroco, gracias a las figuras de Guido Reni y Francisco Herrera «el Mozo», que serán los protagonistas de la «primavera barroca». También cabe destacar la muestra dedicada a la pintura española de The Frick Collection que, de manera excepcional y por primera vez, podrá contemplarse en nuestro país, aparte de la participación del museo en la conmemoración del 50 aniversario del fallecimiento de Picasso.

La escultura, que ganará «relevancia» en la colección permanente del Museo del Prado, y en la segunda mitad del año el Museo del Prado dirigirá de nuevo su mirada a terrenos poco explorados analizando la imagen del judío en la Edad Media —»El espejo perdido»– y reflexionará sobre la paradójica y sorprendente condición de la obra de arte en «Reversos».

El Prado pretende, según Falomir, «seguir con la incorporación de nuevas narrativas y, hasta ahora, temas inadvertidos». Es en este bloque donde surge la «primavera barroca», que del 28 de marzo al 9 de julio traerá un centenar de obras, entre ellas «inéditas y que nunca han estado en exposición», del maestro italiano, considerado una alternativa de Caravaggio -el Prado custodia aproximadamente 20 obras de Reni y otras 15 de atribución realizadas en su taller-.

La exposición que el Museo del Prado dedicará a Guido Reni será la gran exposición de la primavera de 2023. Propondrá una revisión íntegra de la contribución de este gran maestro boloñés al arte de su tiempo, desde las más recientes aportaciones historiográficas y prestando especial atención a su vínculo con España, que se manifestó en el coleccionismo de sus obras por parte de la corona y la más alta aristocracia, y en la influencia de sus exitosos modelos iconográficos en algunos artistas fundamentales del llamado Siglo de Oro.

Reunirá aproximadamente 100 obras que incluirán pintura, escultura y obra gráfica, en la que obras de creadores coetáneos en el ámbito de la pintura y la escultura se expondrán en diálogo con las de Reni, para invitar a una reflexión sobre las múltiples interacciones con este otro arte que se manifiestan en su pintura. Varias obras se podrán ver por primera vez y otras se presentarán tras un importante proceso de restauración.

El triunfo de san Hermenegildo, Herrera
El triunfo de san Hermenegildo, Herrera Museo del Prado

También del 25 de abril al 30 de julio se pondrá en marcha la exposición ‘Barroco total’ con Francisco de Herrera ‘el Mozo’ como protagonista. El Prado recupera su obra restaurada en casi su totalidad de uno de los artistas más versátiles del Siglo de Oro, que llegó a elaborar escenografías teatrales o ceremonias funerarias.

Ya en el segundo semestre llegarán las muestras «conceptuales» como la de ‘Reversos. El lado oculto’, del 7 de noviembre al 3 de marzo del año 2024, donde se habla de la ‘cara B’ de los cuadros a través de investigaciones. «En la obra maestra de Velázquez, ‘Las meninas’, una cuarta parte del cuadro es un reverso: queríamos indagar en esta historia fascinante», ha indicado.

Otra de las novedades que se presentará este año será ‘El espejo perdido. La imagen medieval del judío y del judaísmo’ desde el 10 de octubre -y hasta el 14 de enero de 2024-, donde en colaboración el Museu Nacional d’Art de Catalunya se recuperan un significativo elenco de obras relacionadas con la Españla medieval y las relaciones interreligiosas.

Felipe IV, Velázquez. Frick
Felipe IV, Velázquez. Frick Museo del Prado

La pintura española de The Frick Collection, una de las mejores colecciones de arte del mundo, se exhibirá en el Museo Nacional del Prado la próxima primavera. Un conjunto de nueve obras emblemáticas de Velázquez, el Greco, Murillo y Goya realizarán este singular viaje a España gracias al apoyo de la Comunidad de Madrid.
La mayoría de estos cuadros fueron adquiridos por Henry Clay Frick -industrial, filántropo y fundador del museo- cuya colección se considera hoy uno de los mayores tesoros culturales de Nueva York.

La mansión Frick, donde se alojan normalmente estas obras, está actualmente en proceso de renovación arquitectónica, y el museo exhibe ahora su colección en el Frick Madison. Estas circunstancias han motivado el acuerdo especial de préstamo temporal de obras al Museo Nacional del Prado. A excepción de dos pinturas, estas piezas no se han vuelto a ver en España desde que salieron del país. Esta muestra «dialogará» con los cuadros del Prado o ‘Picasso-Greco’ -del 13 de junio al 17 de septiembre-, dentro de la conmemoración del centenario del artista malagueño.

Falomir también ha apuntado a la «continuidad de la apuesta» por la escultura -«hay que recordar que este museo, cuando nació, llevaba claro el mensaje de ‘pintura y escultura’- dentro de la colección permanente, que a su vez seguirá en un proceso de renovación. Itinerarios, ‘El Prado en la calle’ o simposios completan la programación.

De momento no habrá restricciones a visitantes

Por otra parte, el director del museo no ha descartado futuras restricciones en el aforo en caso de que el número de visitantes continúe creciendo. Falomir ha sido cuestionado por este asunto a raíz de conocerse la decisión del Museo del Louvre de restringir la entrada a 30.000 visitantes diarios para frenar la masificación.

«Nosotros no estamos todavía en esa tesitura y, de todas formas, espero con curiosidad ver si esa medida soluciona el problema, porque creo que en el Louvre no es tanto de aforo, sino de circulación por ver una sola obra», ha apuntado, en alusión a las conglomeraciones en torno a ‘La Gioconda’ de Leonardo da Vinci.

«Topar es complejo y el visitante es libérrimo de ir a donde quiera. Aquí el mayor problema que tenemos es en la sala de El Bosco, pero aún no hemos llegado a esa situación», ha explicado, tras destacar que la media de visitantes está en torno a 8.000 o 9.000 visitantes los de más aforo, mientras que en época prepandémica se llegaba hasta los 16.000 visitantes. Además, aún no se ha llegado a superar los 3 millones de visitantes en los años de pandemia -el récord está en 3,3 millones en 2019-.

Te puede interesar

Comentar ()