En octubre de 1987 George Michael (1963-2016) lazaba su disco en solitario Faith. Un disco que permaneció gran parte de 1988 como número 1 en todo el mundo. En julio de ese mismo año se inauguraba Freeze, una exposición en las antiguas oficinas de la Autoridad Portuaria de Londres. Su promotor, un jovencísimo Damien Hirst, un estudiante de la Goldsmiths College of Art quien junto a otros compañeros estaban escribiendo el capítulo reciente más destacable más artes plásticas británicas.

Así nació la Young British Artist o YBA, etiqueta bajo el que se aglutina a un grupo de creadores británicos de la última década del siglo XX como Damien Hirst, Tracey Emin, Sarah Lucas, Michael Craig-Martin y Marc Quinn. Su arte chocante y cargado de poderosa imaginería dominó el arte británico de los 90.

George Michael vivió de cerca la eclosión de este grupo de artistas a quienes compró muchas obras y, en algunos casos, con los que mantuvo relación personal. Apenas dos años después de la muerte del cantante Christie’s subasta su colección de arte compuesta, principalmente, por obra de este colectivo de artistas de la vanguardia de los 90.

“George era consciente de lo que ocurría en la comunidad del arte de su tiempo y se convirtió en amigo de esos jóvenes artistas que pintaban cuando él estaba cantando y que se convirtieron en estrellas de rock a su manera, como Damien Hirst o Tracey Emin”, aseguraba recientemente a Efe en Nueva York el presidente de la casa de subastas británica Christie’s, Jussi Pylkkänen.

Los precios de partida de algunas obras se espera que se acerquen a los dos millones de euros

La subasta, a la que se puede acceder online hasta el 15 de marzo, tendrá su gran día el próximo jueves 14, en Londres, con la puja por las principales piezas. Los precios de partida de algunas obras se espera que se acerquen a los dos millones de euros, aunque algunas salen con precios de partida de poco más de 400 euros. En total se subastan 200 lotes cuyos ingresos irán destinados a fines benéficos.

“Nos sentimos honrados de que se nos haya confiado la Colección George Michael, que representa una oportunidad única para coleccionistas, amantes del arte y expertos, así como para las legiones de los fanáticos de George Michael en todo el mundo. La colección es una celebración del espíritu de creatividad y aventura del movimiento YBA a finales de la década de 1990, con obras que van desde la poesía de Tracey Emin hasta la trascendencia de la muerte manifestada por Damien Hirst, y refleja cada aspecto de este momento dinámico en la historia cultural británica”, ha destacado Cristian Albu, codirector del área de arte de posguerra y contemporáneo de la casa de subastas.