Arte

'El Busto de Flora' y otras falsas autorías en la historia del arte

Ni ‘El Busto de Flora’ es de Da Vinci, ni ‘El Coloso’ de Goya; dudosas autorías en la Historia del Arte

Leonardo Da Vinci no esculpió 'El Busto de Flora'. Europa Press

La sombra de la sospecha no deja de ceñirse sobre la firma de los lienzos u obras más importantes de la historia del arte. La última controversia resuelta: El Busto de Flora.

Tras más de un siglo de dudas sobre la autoría de la escultura, un grupo de científicos dirigido por un investigador del Centro Nacional de investigación Francés (CNRS), ha hecho público que El Busto de Flora, conservada en el Museo Bode de Berlín, se realizó en el siglo XIX, casi 300 años después de la muerte de Leonardo Da Vinci.

Esculpido en espermaceti, una cera extraída de las ballenas, ha sido sometido a una datación por radiocarbono, un nuevo método de calibración desarrollado específicamente para fechar con precisión la pieza: «El resultado data los materiales de El Busto de Flora en los siglos XVIII y XIX, lo que demuestra que el busto no se produjo durante el Renacimiento», afirman en el estudio realizado.

El busto no se produjo durante el Renacimiento y, por lo tanto, no puede atribuirse a Leonardo Da Vinci»

Dr. reiche

Flora, fue adquirido por Wilhelm von Bode en una galería de Londres en 1909, y ha sido considerado el cuadro inspirador de la diosa de la primavera y las flores en la mitología romana; un tema reiterativo del Renacimiento que aunaba, aunque por casualidad, las características del estilo del autor de La Mona Lisa (1503) y La Última Cena (1498). «Se atribuyó esta pieza a Leonardo Da Vinci porque su rostro se asemeja a varios de sus retratos», han señalado des del Centro Nacional de investigación Francés en un comunicado.

‘Salvator Mundi’ tampoco es de Da Vinci

El cuadro más caro de la historia también ha levantado dudas sobre su catalogación en los últimos años y es que hay quien dice que la historia que rodea a este cuadro no es más que un choque de intereses.

La obra ‘Salvator Mundi’ se vendió a finales de 2017 por 450 millones de dólares. Francois Guillot

De las alrededor de 20 obras atribuidas a Da Vinci, apenas diez se consideran completa e incontestablemente pintadas por el genio florentino»

annalisa di maria

Después de que el documental francés The Savior for Sale pusiera en duda su autoría en 2011, son muchos los expertos que afirman que el cuadro no lo firmó el genio renacentista, sino uno de los discípulos de su taller. El último, Matthew Landrus, historiador de la Universidad de Oxford y experto en la obra de Leonardo: «Esta es una pintura de Bernadino Luini, un asistente del estudio de Leonardo. Al observar diversas versiones de las obras de sus alumnos, se puede ver que Luini pinta igual que el trabajo que se ve en Salvador Mundi», explicó el historiador al diario británico The Guardian.

A estas afirmaciones se suma el reciente estudio de la investigadora italiana Annalisa Di Maria, miembro del comité de expertos en Arte y literatura del centro Unesco de Florencia. La investigadora, afirma haber descubierto el verdadero rostro de Salvator Mundi en un retrato hecho a sanguina por el polímata florentino.

Retrato en sanguina que Annalisa Di Maria atribuye a Leonardo Da Vinci. Annalisa Di Maria

Fechado en el siglo XVI, el dibujo, que pertenece a una colección privada de Lecco, no tiene dudas de atribución según la investigadora: «el rostro representado está colocado en tres cuartas partes como la mayoría de los sujetos pintados por el maestro Da Vinci, es decir, en movimiento y con un dinamismo impresionante. Y el trazo, indica que ha sido elaborado con la mano izquierda.», explicó Di Maria a los medios italianos.

Además, la investigadora italiana va más allá. Salvator Mundi habría sido elaborada en la década de 1490, cuando Leonardo Da Vinci se encontraba en Milán trabajando en su Última Cena.

‘Ecce Homo’: De José de Ribera a Caravaggio

A la dudosa autoría de obras artísticas sumamos La Coronación de espinas, una obra protagonista de algo insólito: el STOP a su venta ante la duda de que fuera un cuadro original de Caravaggio.

Se trata de La coronación de espinas o Ecce Homo, un óleo sobre lienzo de 111×86 centímetros originalmente atribuido a un pintor del taller del también pintor y grabador español José de Ribera, seguidor del caravaggismo.

La confirmación de su autoría requerirá de estudios técnicos especializados»

comunidad de madrid

Las sospechas han propiciado el inicio de un estudio a fondo de la obra que determine si realmente se trata de una pintura original del maestro italiano.

El Museo del Prado, que iba a subastarlo, ya ha hecho las primeras afirmaciones en el informe técnico presentado al Ministerio de Cultura y a la Comunidad de Madrid: «Existen fundadas razones formales y documentales para considerar que es probablemente obra original de Michelangelo Merisi di Caravaggio, que estuvo en el siglo XVII en la colección del secretario de la corte de Nápoles don Juan Lezcano, la cual pasó sucesivamente a la del virrey conde de Castrillo, con la que habría llegado a Madrid».

Asimismo, se destacan «claros paralelismos de cronología y lenguaje pictórico entre la pintura objeto de declaración y la ejecución estilística de obras certificadas como originales de Caravaggio».

‘El Coloso’, ‘Exorcismo, ‘La degollación’ y ‘La hoguera’ ¿de Goya?

Fue en 2008 cuando saltó la noticia de que la alegoría de la Guerra de la Independencia y uno de los cuadros más admirados de Francisco de Goya, El Coloso, no sería realmente obra del maestro aragonés sino de Asensio Juliá, un pintor que ayudó a Goya en los frescos de San Antonio de la Florida.

Fue Manuela Mena, jefa de conservación de Pintura del siglo XVIII del Museo del Prado, quien levantó la sospecha: «Comencé a sospecharlo en el año 1990. En la radiografía de El Coloso vimos que aparecían dos figuras. El pintor había rectificado su plan inicial, algo insólito en Goya, pues en todas sus obras suele haber pequeños retoques, algunos arrepentimientos, pero la composición general no la cambia nunca. Además, el brazo izquierdo es tosco, no corresponde al preciosismo anatómico al que nos tiene acostumbrados este pintor. Los paisajes que se ven no son naturalistas, sino raros y sucios; en las nubes hay mezclas de blancos, azules y rosas, tonalidades que nunca empleó Goya» aseguró Mena en un informe para el Museo del Prado.

Es impensable que ‘El Coloso’ saliera de los pinceles de Goya»

MANUELA MENA

A esta afirmación, se sumaron otras que ponen en duda que «probablemente» otras tres obras no son suyas: Exorcismo, La degollación y La Hoguera.

‘El Coloso’. Museo del Prado

Te puede interesar

Comentar ()