La película de Sam Mendes narra una historia épica de la Primera Guerra Mundial. Y la cinta, que llega a los cines el 10 de enero de 2020, ha optado por relatar esta cruenta tragedia a través de un falso plano-secuencia, es decir, con el aspecto de estar rodada en un único plano, como ya ocurriera con Birdman, el oscarizado filme de Alejandro González Iñárritu.

Una técnica que arroja un resultado espectacular, y que, para su director, era la manera correcta para narrar. «Desde el principio sentí que esta película debería contarse en tiempo real», comenta Mendes en un featurette sobre el rodaje de ‘1917’. «Acompañar en cada paso del viaje a estos hombres, respirar con ellos cada bocanada, era esencial. Y no hay mejor forma de contar esta historia que con un plano secuencia», explica.

1917 se impone en los BAFTA

El largo plano secuencia -simulado- de 1917 se impuso hoy en los premios Bafta al acumular siete máscaras doradas en una noche en la que las grandes perdedoras fueron El irlandés y Erase una vez…en Hollywood. La cinta de Sam Mendes hizo buena su originalidad y la fuerza narrativa de su imagen y cercanía para alzarse como la gran triunfadora en la noche londinense.

En un Royal Albert Hall a rebosar, el triunfo de 1917 le confirmó como la gran favorita en la carrera hacia los Óscar, donde parte con diez candidaturas. A la 73 edición de los Bafta llegó con nueve, de los que obtuvo siete: mejor película, mejor director, mejor filme británico, mejor sonido, mejor fotografía -para el exquisito trabajo de Roger Deakins-, mejor diseño de producción y mejores efectos visuales. Solo se le escaparon los de mejor música y mejor maquillaje y peluquería.