La publicidad institucional es una inversión que utilizan las Administraciones públicas para difundir sus campañas a través de los medios de comunicación. Es decir, en teoría, quienes la entregan deberían velar para que esos mensajes lleguen a la mayor parte de la población o a un determinado sector. En la práctica, esta partida presupuestaria sirve para premiar la fidelidad de la prensa amiga y castigar las críticas de la hostil. La Generalitat de Cataluña destinó en 2018 un total de 32,4 millones de euros a este fin, de los que 1,35 fueron a parar a El Punt Avui.

Este periódico gerundense surgió de la fusión entre El Punt y Avui y pertenece al grupo Hermes Comunicacions. Esta empresa edita Catalonia Today, una revista en inglés que está dirigida por Marcela Topor, la esposa de Carles Puigdemont. De hecho, el propio expresidente catalán trabajó para El Punt durante la década de los 80.

En 2018, ya con Quim Torra al frente de la Generalitat, y tras haber planteado un duro ERE, El Punt Avui recibió 1.356.814 euros por su edición impresa y 166.171 por su web. Todo ello, después de plantear un duro Expediente de Regulación de Empleo (ERE) sobre su plantilla.

Premios y castigos

La aportación fue menor que el año pasado, cuando esta cabecera percibió 2.525.013 euros en publicidad institucional para su edición en papel y 253.947 por la digital. Llama la atención que la cantidad fuera mayor que la de La Vanguardia, el periódico con mayor difusión en 2017, que ingresó 1.910.838 euros en este concepto (2.657.244 en 2018).

Estas aportaciones millonarias contrastan con las que percibe la prensa generalista madrileña por sus ediciones en Cataluña. En 2018, a El País le correspondieron 81.224 euros (128.671 en 2017), a El Mundo, 10.610 (7.159); a ABC, 12.863 (2.338) y a La Razón, 11.713 (9.392).

Publicaciones de alcance minoritario, como Setmanari de l’Alt Empordà (19.546 euros), El Ripollès (15.744), Nova Conca, Més Ebre (19.784) o La Marina (13.702), entre otras, recibieron más fondos que los tres periódicos generalistas madrileños de centro derecha.

The New Yorker

En el apartado digital, el único de los diarios generalistas –excluyendo La Vanguardia y El Periódico– que fue regado con publicidad institucional es Elpaís.com, con 25.753 euros. La diferencia con El Punt Avui también es importante, dado que este último logró 166.171. Llama la atención que la publicación estadounidense The New Yorker (27.628), percibiera más fondos por su web –donde no tiene contenidos sobre Cataluña- que el periódico de Prisa.

El grupo que más dinero en publicidad ingresó fue Godó

El grupo que más dinero en publicidad ingresó fue Godó, con la radio líder y el periódico más leído. La Vanguardia obtuvo 2.657.244 euros por su edición en papel, por los  379.666 euros de su web –Elnacional.cat, con menos audiencia, pero más cercano a la Generalitat, obtuvo 408.668-, los 1.429.254 euros por RAC 1, los 9.704 por RAC 105 y los 599.635 euros por 8TV.

La Generalitat volvió a reducir su aportación a El Periódico de Catalunya, el segundo periódico con mayor difusión en esta comunidad autónoma, pero con una línea editorial crítica con el independentismo y el Ejecutivo de Quim Torra. En 2018, aglutinó 1.001.135 euros en campañas, frente a los 1.681.891 euros de 2017. Esto, tal y como adelantó Economía Digital, prueba que el Govern no respetó el número de lectores a la hora de repartir esta partida presupuestaria.