El negocio de las casas de apuestas se ha extendido como la pólvora en España durante los últimos años, hasta el punto de haber moldeado el paisaje urbano de algunos de los barrios populares de las grandes ciudades. Tal es así que Unidas Podemos propone limitar estos locales para evitar los efectos del juego sobre la población. Dentro de las procelosas aguas de internet, la actividad de estas empresas también se ha disparado. Según los datos de la Dirección General de Ordenación del Juego, en 2013 había en España 280.000 jugadores activos online, frente a los 830.000 de 2018. El negocio movió el año pasado 17.000 millones de euros.

Sólo en 2019, las empresas del sector invirtieron 174 millones de euros en cuatro grandes conceptos para captar clientes: publicidad, patrocinios, afiliados y bonos. Ante el crecimiento del mercado y en un momento en el que esta actividad ha sido puesta en la ‘diana’ por la formación liderada por Pablo Iglesias, varias de las ‘grandes’ del sector han firmado un código de conducta que establece una serie de líneas rojas a la hora de anunciar sus productos.

Hay que tener en cuenta que, en los últimos años, han sido varias las estrellas del deporte y los conocidos periodistas del ramo que han prestado su imagen para anunciar este tipo de productos. El nuevo código de conducta pretende poner fin a determinadas prácticas en este sentido.

A partir de ahora, en teoría, estará prohibida la presencia de menores de 25 años en anuncios de apuestas, así como de deportistas en activo “realizando actividades de juego” o “prescribiendo las mismas”; y de “personas reconocibles por su notoriedad pública y que participen en espacios infantiles en medios de comunicación o cuya actividad se centre en menores”.

Emular a las farmacéuticas

El nuevo código de buenas prácticas también obligará a las empresas de juego online a acompañar sus comunicaciones comerciales de un mensaje que instará a “jugar de forma responsable” y recordará que las apuestas son actividad prohibida para los menores de 18 años, de manera similar la que proyectan las compañías farmacéuticas al término de anuncios de medicamentos.

“Esta advertencia estandarizada se emitirá a pantalla completa y tendrá una duración de 2 segundos y podrá ser sustituida o complementada por una banda que aparecerá en la parte inferior de la imagen durante todo el anuncio”, detallan desde Jdigital, la asociación que engloba a una gran parte de las principales casas de apuestas y juego online, como la Asociación de Casinos de España, Bet365, Botemanía, Luckia, Betfair, Sportium, Tómbola, William Hill y Yobingo, entre otras.

El nuevo código de buenas prácticas también obligará a las empresas de juego online a acompañar sus comunicaciones comerciales de un mensaje que instará a “jugar de forma responsable”

Estas nuevas normas también pretenden poner coto a las malas prácticas en determinadas ofertas comerciales. De este modo, a la hora de anunciar los bonos -producto muy habitual-, tendrá que aclararse la vigencia de esa oferta, las eventuales ganancias para el apostante, el depósito mínimo requerido o la cuota mínima de la apuesta que debe realizarse para disfrutar de esa oferta.

Asimismo, los bonos de bienvenida utilizados en comunicaciones comerciales de “bingo, juego de ruleta, punto y banca, black jack, póquer, apuestas de contrapartida deportivas o hípicas, máquinas de azar y apuestas cruzadas” se limitan a un máximo de 200 euros.

Hay que recordar que la Ley General Audiovisual incide en que los programas dedicados a juegos de azar y apuestas, sólo pueden emitirse entre la 1 y las 5 de la mañana, salvo en el caso de “los sorteos de las modalidades y productos de juego con finalidad pública”.

Próxima ley

En la directiva europea de comunicación audiovisual -aprobada en 2018 y que será transpuesta en España próximamente-, se incide en la necesidad de que los menores estén “eficazmente protegidos” de la exposición a las comunicaciones comerciales audiovisuales relativas a la promoción de los juegos de azar; y se deja margen a los Estados miembros para que tomen medidas “proporcionadas” y “justificadas” para garantizarlo. En este sentido, el presidente de Jdigital, Mikel López de la Torre incidía recientemente en que “ya existe un proyecto de Real Decreto consensuado con todos los actores, que ha pasado por el proceso de consulta pública (…), pero que no se ha aprobado por la situación de inestabilidad política de los últimos años”.

Una de las consecuencias del incremento del juego online es también el aumento de la población con problemas de ludopatía. En 2013, había en Madrid un total de 4.227 en el conocido como ‘registro de prohibidos‘, en el que se inscriben voluntariamente -cada 6 meses- las personas que quieren que se les vete el acceso a los locales de apuestas presenciales y en internet. En 2017, el número había aumentado hasta los 17.735, según los datos del Gobierno autonómico recogidos por El Confidencial.