El Comité Español de Historia del Arte (CEHA), principal asociación española de historiadores del arte, ha acusado al presentador Christian Gálvez de “intrusismo profesional” por su papel de comisario de la exposición Leonardo da Vinci: los rostros del genio, inaugurada hace unos días en Madrid. En un comunicado colgado en su página web, la junta directiva del CEHA reprocha al presentador que, “apoyándose en una popularidad televisiva y en sus conocimientos sobre la figura de Leonardo traducidos en obras de ficción con a veces dudosas bases histórico-documentales”, se haya situado como “referente sociológico sin ningún aval de carácter científico”.

La asociación subraya “la importante formación y cualificación profesional de los graduados, licenciados y doctores en Historia del Arte, que es necesario reconocer y defender en unos tiempos en que desde los medios de comunicación parece tener más importancia la popularidad que la preparación”. Por otro lado, denuncian que, en complicidad con diversas fundaciones, empresas e instituciones -entre ellas la Biblioteca Nacional– y “sus lógicos intereses comerciales y de imagen”, se haya diseñado “una imagen de gran exposición que no se corresponde con la realidad”. El comunicado, fechado el pasado jueves, responde a una queja planteada por el profesor Benito Navarrete el pasado 22 de noviembre y “a las muestras de inquietud transmitidas por otros socios sobre el mismo tema”.

La exposición Leonardo da Vinci: los rostros del genio, organizada con vistas a la conmemoración en 2019 del quinto centenario de la muerte del artista, abrió sus puertas al público el pasado 29 de noviembre con una doble sede, el Palacio de las Alhajas y la Biblioteca Nacional, donde pueden verse los dos únicos textos de Leonardo que se conservan en España. La junta del CEHA, que ha visitado la muestra antes de hacer público su pronunciamiento, indica que la parte de la que es autor intelectual Gálvez, la del Palacio de las Alhajas, tiene carácter divulgativo y que la única obra de arte que se exhibe es la Tavola Lucana, cuya autoría está en discusión.

Ha utilizado todo su poder mediático para proyectar una idea sin calado científico dirigido a un público general”

En cuanto a la de la Biblioteca, reconocen la autoridad de Elisa Ruiz, catedrática de Paleografía, y experta en la obra manuscrita del artista, pero critican que se hayan asociado con Gálvez que “ha utilizado todo su poder mediático para proyectar una idea sin calado científico dirigido a un público general”. “Creemos que se han buscado unos malos compañeros de viaje, los cuales han diluido el trabajo que se viene haciendo con todo rigor en la Biblioteca Nacional y han convertido este supuesto proyecto cultural, cuyo objetivo es valorar a Leonardo en su quinto centenario, en un efímero castillo de fuegos artificiales”, indica el comunicado.

Los expertos consideran finalmente que “no es esta la exposición que debiera quedar como gran actividad en el año de Leonardo”, que se iniciará en menos de un mes y para el que otros espacios europeos tienen previstas grandes exposiciones y actividades de carácter científico.