Cultura | Tendencias

El presidente de la SGAE estalla entre gritos contra su directiva: “¡Que os follen!”

El músico José Ángel Hevia amenazó a los asistentes con difundir información confidencial tras perder una votación

logo
El presidente de la SGAE estalla entre gritos contra su directiva: “¡Que os follen!”
El gaitero José Ángel Hevia en noviembre, durante su presentación como presidente de la SGAE

El gaitero José Ángel Hevia en noviembre, durante su presentación como presidente de la SGAE EUROPA PRESS

Resumen:

Jueves 7 de febrero, 21.36 horas. El presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), el gaitero José Ángel Hevia, abandona bruscamente la sala de Manuel de Falla donde se reúne en esos momentos la Junta Directiva. Con sólo dos meses en la presidencia de la SGAE, el músico hace historia protagonizando la reunión más surrealista y bronca de la entidad, con insultos y amenazas incluidas, arrojando objetos y despidiéndose de la dirección en mitad de la reunión al grito de “¡que os follen!”. El músico ha pedido disculpas poco después a través de este medio.

La reunión de la Junta, marcadamente bronca, comenzó hacia las cuatro de la tarde y duró más de cinco horas, con dos puntos en el orden del día no exentos de polémica. El primero era sobre la comisión deontológica, que hace unos días señaló a Hevia y a otros 13 miembros como autores de posibles irregularidades. Mientras el presidente defendía derrocarla y limitar su actividad, el secretario general defendió la legalidad y la neutralidad de la comisión. La tensión fue en aumento, y comenzaron las reacciones desproporcionadas por parte del gaitero, siempre según los miembros consultados. Finalmente se acordó “resetear” la Comisión Deontológica, es decir, volver a convocarla con los mismos juristas externos y subsanando algunos “defectos de forma” para que iniciaran de nuevo sus trabajos. El espectáculo no había hecho más que empezar.

Hevia emitió dos votos en una votación que tuvo después que ser invalidada

El nivel de crispación fue a más en el segundo debate del orden del día: la moción de confianza impulsada por Hevia para destituir a Carlos López de la Secretaría General. La razón, explica otra de las fuentes, es que López es la única “cortapisa” al gaitero, que libra una “batalla personal” en el seno de la SGAE. La defensa de López a la Comisión Deontológica que había apuntado al presidente fue la gota que colmó el vaso. Y la situación se tensó al máximo: aunque había un acuerdo unánime para posponer sine die este asunto, con el objetivo de que fuera únicamente un toque de atención, el presidente se negó a posponerlo y forzó la votación.

Y fue aquí donde más caldeado estuvo el ambiente. La división marcó el debate y la mayoría para derrocar al secretario general no estaba asegurada. La votación se saldó con una victoria de Hevia por la mínima, con varios junteros afines que se levantaron a aplaudir por el despido del secretario general -el encargado de que se cumpla la legalidad en la SGAE-. Pero no duró mucho el entusiasmo: tras el recuento se detectó que había 36 votos frente y sólo 35 asistentes. Ante el desconcierto, el propio Hevia admitió que había emitido dos papeletas ante la posibilidad de empate, alegando que se trataba de “voto de calidad” del presidente. Aunque algunos miembros creen esta versión, algunos aprecian un intento de ‘engaño’. La votación tuvo que ser anulada y se abrió una segunda votación.

Amenazas con información confidencial

A lo largo del debate, Hevia se habría mostrado amenazante con quien expresaba opiniones contrarias a su voluntad. En un momento de la discusión sacó a colación algunos papeles relativos a miembros de la Junta allí presentes que procedió a leer, pese a tratarse de información estrictamente confidencial, detallan los asistentes. Incluso habría llegado a “amenazar” a más miembros con desvelar información comprometida a la que tenía acceso por su cargo en la Presidencia. Más tarde intentó cumplir esta promesa, relatan las distintas fuentes, que denuncian que Hevia “tenga informes absolutamente confidenciales en su teléfono móvil”. “Perdió los papeles en varios momentos de la reunión”. La sesión tuvo que paralizarse varias veces para que se calmasen los ánimos, ante la escalada violenta que estaba tomando.

El presidente tampoco escatimó en insultos, aunque estos fueron -junto con las expresiones más ofensivas- retirados del acta de la SGAE: “Ha sobrepasado todos los límites posibles”, describe uno de los espectadores. “Se vivieron escenas de histeria, si hubiera tenido una escopeta hubiera disparado”, defiende otro. En algún momento del debate, cuando el presidente de la SGAE se encontraba en una sala contigua, podían escucharse golpes de objetos arrojados con violencia. Según relatan, “no es la primera vez” que se ven sorprendidos por reacciones de este tipo. En reuniones anteriores, el gaitero ya habría abusado de su posición con salidas de tono y ofensas al resto de la Junta.

En la reunión se escucharon gritos, golpes y objetos arrojados, explican los asistentes

Pero si este fue el transcurso del debate, todo estalló por los aires en la segunda votación: en el primer recuento hubo un empate gracias a algunas abstenciones, aunque el voto de calidad del presidente hubiera inclinado la balanza a su favor. Sin embargo, después del episodio de Hevia, varias personas cambiaron el sentido del voto en la segunda votación para impedir la destitución. Según estas mismas fuentes, este contratiempo sublevó al presidente de la SGAE, que abandonó la sala al grito de “¡que os follen!”, una expresión que utilizó al menos en dos ocasiones durante el encuentro. Fue otro miembro quien, siguiendo lo previsto en los estatutos, tuvo que ostentar la Presidencia para poder cerrar la sesión y que constara en acta.

Había pasado más de media hora cuando Hevia volvió a la sala Manuel de Falla. Y lo hizo cargado de papeles a modo de venganza, según los allí presentes. “Volvió con informes confidenciales de personas de la sala que había fabricado él mismo con datos internos. Informes con cosas que él consideraba delictivas de gente de allí”, explican. Cuentan que, además de los golpes y los objetos que arrojó en distintas dependencias del edificio, podían escucharse los gritos en el pasillo desde el interior de la sala de reuniones. “¿Cómo podéis hacer esto?”, clamaba.

En las horas posteriores a las votaciones, el círculo del presidente emprendió una “cacería” para intentar descubrir quiénes habían cambiado su voto, detallan. Un intento de persecución con continuos reproches y llegando a tildar de “traidores” a los responsables.