Podemos exigirá paridad a todas las instituciones como requisito para recibir subvenciones públicas. Es la última propuesta que incluirá en su programa electoral para las generales el partido de Pablo Iglesias, que ha aprovechado la ocasión para invitar al escritor Arturo Pérez-Reverte a ceder su sillón en la Real Academia Española (RAE) a una mujer. La formación ha considerado que esta institución, financiada con fondos públicos, supone “un bochorno y una vergüenza” por contar con 8 académicas de los 46 totales que componen la dirección.

En la rueda de prensa de este lunes posterior a la Ejecutiva de Podemos, la diputada Noelia Vera ha explicado la medida, que pasaría por modificar la Ley orgánica 3/2007 de igualdad para pasar de las “recomendaciones” de paridad a las instituciones a ponerla como exigencia para recepción de financiación pública. “Lejos de las recomendaciones, proponemos que la paridad sea una obligación por ley en un plazo máximo de 4 años en todos los organismos públicos”, ha señalado. Estos organismos dispondrán de cuatro años para adaptarse o, de lo contrario, dejarán de recibir ayudas económicas del Estado.

La propuesta afectaría al Tribunal Supremo, al Tribunal Constitucional o al CGPJ

La medida afectaría a instituciones de la Administración Pública, como por ejemplo el Tribunal Supremo, el Tribunal Constitucional o el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en el ámbito judicial; y a entidades independientes que sí reciben financiación estatal, como es el caso de la RAE en el ámbito cultural.

“Es una vergüenza, un bochorno, que en 2019 la Real Academia de las letras tenga a mujeres solo en 8 puestos de los 46 en sus sillones de decisión. Esto tiene que cambiar”, ha determinado Vera, que ha aprovechado para deslizar una invitación a uno de los escritores españoles más reconocidos internacionalmente. “Estos días veíamos que el señor Pérez-Reverte tenía un acto con mujeres escritoras, le animamos a que si ya está entendiendo que as mujeres tienen que estar en espacios de decisión, se plantee dejarles su sitio”.

El escritor ha sido objeto de polémica en los últimos meses por sus reacciones a algunas expresiones del llamado ‘lenguaje inclusivo’. Después de que el pasado verano el Gobierno de Pedro Sánchez pidiera a la RAE un informe para adaptar la Constitución a estas nuevas expresiones, el autor de El Capitán Alatriste ironizó con el asunto a través de Twitter. “Cuando oigo hablar de concejales y concejalas me pregunto por qué ningunean a los concejalos”.

En una entrevista en La Sexta el pasado noviembre, Pérez-Reverte se mostró partidario de un cambio en el lenguaje, pero advirtió de que el intento de “politizar la lengua es un disparate”. “Es normal que en este siglo XXI se le dé cabida a la mujer, pero todo tiene unos límites, unas líneas rojas, que se llaman sentido común, estupidez, demagogia y oportunismo”. “Lo que no puedo tolerar es que la estupidez me trastoque una herramienta que necesito que sea perfecta y diáfana para trabajar”. En otras ocasiones, ha llegado a acusar a sus compañeros de la Real Academia de la Lengua de dejarse intimidar “por el matonismo ultrafeminista radical”.

Podemos pasa ahora al ataque con Pérez-Reverte después de algunos rifirrafes públicos, como el que se produjo el pasado diciembre, un día antes de las elecciones andaluzas. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, emitió un tuit en la jornada de reflexión en el hacía un llamamiento al “hermano andaluz” y “hermana andaluza” y pedía indirectamente el voto para su formación. El escritor no dudó en responder al político aragonés. “Hermano andaluz, hermana andaluza”, ironizaba. “Lo más insultante es cuando te toman por gilipollas”.