La Audiencia de Madrid juzga hoy a la actriz Lucía Bosé acusada de apropiación indebida de un dibujo de Pablo Ruiz Picasso que pertenecía a una antigua empleada del hogar suya que había fallecido, por lo que la Fiscalía pide que sea condenada a dos años de prisión. El tribunal había fijado el comienzo de esta vista para el pasado 5 de noviembre pero ese día decidió su aplazamiento tras aceptar la petición de la acusación particular, ejercida por las dos sobrinas de la citada empleada del hogar, de que sea citado como testigo el cantante Miguel Bosé, hijo de la acusada.

La Audiencia Provincial ha señalado de nuevo para las diez y media de hoy el inicio del juicio en el que Lucía Bosé se sentará en el banquillo acusada de un delito de apropiación indebida, por el que la Fiscalía solicita que sea condenada a dos años de cárcel y a una multa de 4.800 euros, además del pago de la indemnización que corresponda.

Miguel Bosé testificará a través de videoconferencia probablemente en horario de tarde debido a la diferencia horaria con su país actual de residencia, México. En sus conclusiones provisionales el Ministerio Público relata que la procesada mantuvo conviviendo en su domicilio de Madrid a su empleada doméstica, Remedios T.M., hasta el fallecimiento de ésta.

Añade que tras cincuenta años a su servicio, y como dicho domicilio era su lugar de residencia, Remedios tenía todas sus pertenencias en él, entre las que se encontraba el dibujo realizado por Picasso. En la parte posterior del dibujo hay una dedicatoria del pintor en la que se puede leer «16-2-63» y «para Reme».

El fiscal agrega que la acusada hizo suyo el dibujo disponiendo del mismo para su venta en una subasta el 25 de junio de 2008, en la que alcanzó el precio de 198.607 euros, y jamás entregó este dinero a las herederas de Remedios, sus dos sobrinas.