El Defensor del Pueblo pedirá información a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando a raíz de una queja vecinal de la asociación Ilusión por Pelayos sobre algunos elementos artísticos que, en su día, pudieron formar parte del Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias y «que fueron desapareciendo tras la desamortización de Mendizábal«.

En el escrito del Defensor del Pueblo, al que ha tenido acceso Europa Press, se indica que la Real Academia «tiene la obligación, según la Ley 19/2013 de transparencia, acceso a la información pública y de buen gobierno, de responder a las peticiones de información que se presenten».

La asociación vecinal plantea la duda de si la Academia de Bellas Artes de San Fernando está sujeta a la Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. El Defensor ha contestado que sí se encuentra sujeta a esas obligaciones de acceso a la información pública y buen gobierno, entre las que se encuentra dar respuesta a las peticiones de información que se presenten.

«Estudiado el contenido de sus escritos, esta institución ha decidido dirigirse a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, al efecto de solicitarle información sobre los hechos descritos en su queja», han asegurado desde el Defensor. Por su parte, Ilusión por Pelayos ha asegurado en un comunicado que apoyan «las sucesivas obras que se están realizando para la consolidación de los elementos más emblemáticos del Monasterio (claustro, ábside y nave de la iglesia)».

No obstante, han reivindicado «un mayor esfuerzo institucional para la identificación, localización y difusión de las obras de arte retiradas o sustraídas desde la Desamortización de Mendizábal hasta la adquisición del convento por parte del arquitecto Mariano García Benito».

Del mismo modo, han reclamado «un plan integral de actuación, con inversiones públicas, que vaya más allá de la mera consolidación de las ruinas».

«El Monasterio es parte fundamental de nuestro patrimonio histórico, del pasado y del futuro de nuestro pueblo. Deseamos ponerlo en valor más allá de nuestra comarca y que cada vez sea más conocido y visitado, lo que repercutirá en la mejora del empleo y la economía de nuestra zona. Queremos también que se convierta en un referente cultural y turístico de la Comunidad de Madrid», han sostenido.