Más de una decena de esculturas de Salvador Dalí han sido robadas este jueves de madrugada de una galería de arte de Estocolmo, según la Policía, que ha informado de que dos personas habrían huido del lugar a bordo de un vehículo.

La alarma de la Galleri Couleur se activó poco después de las 4.00 horas local y, según los primeros indicios, los ladrones entraron a través de una ventana cuyo cristal rompieron. A su llegada al lugar, las fuerzas de seguridad no localizaron a ningún sospechoso.

«Es terrible. Estoy devastado», ha lamentado el propietario de la galería, Peder Enstrom, en declaraciones a la cadena SVT. «He trabajado muy duro para organizar esta muestra», ha añadido Enstrom, que estima entre diez y doce las esculturas desaparecidas.

Expertos consultados por la cadena estatal han puesto en duda que las obras se puedan vender, ya que cada pieza tiene estampado un número de identificación único.