El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, se reunió ayer con el embajador de Rusia de España para mostrarle su «interés» en acoger en la capital una sede del museo de arte de San Petesburgo, Hermitage, donde le planteó los diversos emplazamientos que tienen ya estudiados.

«Ayer me reuní con el embajador de Rusia en España para tratar todas las cuestiones relativas al Hermitage y para mostrarle mi interés y el del Ayuntamiento de Madrid. Le plantee incluso que ya teníamos estudiados preventivamente diversos emplazamientos en función de lo que pudiera ser el interés de los promotores del museo», ha expuesto Almeida en declaraciones a los periodistas tras el izado de una bandera de España en Carabanchel.

Asimismo, el regidor le aclaró también en dicho encuentro que con este asunto no pretenden un «enfrentamiento con Barcelona» ni tienen el ánimo de «hacerle un feo» a esta ciudad, sino que quieren el Hermitage porque «es extraordinario desde el punto de vista cultural y porque para la ciudad de Madrid supone una proyección internacional muy importante».

Sobre si le ha puesto una fecha límite para dar el ‘sí’, ha indicado que «no», que la conversación fue «preliminar» en la que quisieron mostrarle el interés del Ayuntamiento y espera que la semana que viene puedan iniciar «contactos más formales».

«Nosotros le dijimos que había diversos inmuebles que estaban ya construidos y algunos en reforma y que también había solares en Madrid Nuevo Norte, pero esta es una cuestión muy preliminar. Nosotros estamos dispuestos a ofrecer lugares que ya existen o solares donde se puedan hacer edificaciones de nueva construcción», ha sostenido.