La Cárcel Cabildo de Montevideo vivió, en verano de 1971, la «mayor fuga de una cárcel de mujeres de la Historia», una epopeya que permaneció silenciada cerca de 47 años y que revive la periodista argentina Josefina Licitra en un libro en el que reivindica el papel de esas «presas políticas».

En una entrevista con Efe, la autora de ’38 estrellas’ (Seix Barral) explica que dio con esa historia «por casualidad», mientras entrevistaba a la ex vicepresidenta de Uruguay Lucía Topolansky, esposa de Pepe Mujica, para hacer un perfil sobre el ex presidente uruguayo, y esta le confesó, «de manera lateral», que había sido presa y había formado parte de «una fuga» multitudinaria.

Ante la confesión de Topolansky, la autora indagó y conoció la ‘Operación Estrella’, la huida de 38 «presas políticas» de la cárcel de mujeres de Cabildo el 30 de julio de 1971 y de la que no había casi nada escrito: “Ahí nacieron las ganas: por la historia y el silencio, que tenía que significar algo”.

A partir de ahí, la periodista argentina se reunió con algunas fugadas para escribir ‘38 estrellas’, un libro del que destaca “la honestidad”: “Las protagonistas sólo habían hablado de esto con sus círculos cercanos y tenían un discurso fresco, nada automatizado”.

La historia permaneció oculta por una cuestión de género

Para la autora, que la ‘Operación Estrella’ estuviera silenciada responde a dos hipótesis: “Dos meses después, 111 presos se fugaron de otra cárcel y entraron en el Libro Guinness de los récords” y, también, “porque quienes huyeron de Cabildo eran mujeres”, y es que la cuestión de género tiene un gran peso en la historia.

En los años 70, en el Movimiento de Liberación Nacional de Uruguay “el papel de la mujer era doméstico” mientras que “el control era de los hombres”, explica la autora, que asegura que el libro es “reivindicativo” porque las mujeres “nunca tuvieron una función decorativa”, destacando acciones por las que fueron encarceladas.

En uno de los capítulos, Josefina Licitra también habla de la homosexualidad de dos reclusas, que si bien no nombra “porque no conseguí identificarlas”, sí asegura que es algo de lo que se informaba a cada nueva presa que entraba en Cabildo, con un “esas dos son lesbianas”, algo que le “llamó la atención” en esta historia.

Este conservadurismo en la cuestión de género también se ve reflejado en uno de los aspectos que más impactó a la periodista, relacionado con las 38 presas protagonistas: “Las reclusas eran presas políticas y en algunos casos se pasaban de los 20 a los 40 años entre rejas, no podían ser madres”.

Las reclusas eran presas políticas y en algunos casos se pasaban de los 20 a los 40 años entre rejas, no podían ser madres

De hecho, antes de la ‘Operación Estrella’ se realizó la ‘Operación Paloma’, una fuga de 13 presas del mismo centro de Cabildo y que terminó como su predecesora, “un éxito y un fracaso”, porque pudieron huir pero fueron detenidas de nuevo, lo que significó “el ensayo general” de la fuga que se produjo 16 meses después.

Aun así, la autora no considera que fuera peligroso que algunas de las fugadas volvieran a hablar de su huida porque “es un libro periodístico, no propagandístico”, pero también asegura que “la parte crítica” de la obra puede haber incomodado, repasando un episodio que se vivió en la presentación del libro.

‘38 estrellas’ solo fue presentado en Montevideo, Uruguay, y la presentación estuvo a cargo de Sonia Mosquera, una de las mujeres que protagonizaron la ‘Operación Estrella’, y Marcelo Estefanel, que fue parte de los que estuvieron fuera de la cárcel tramando la huida, además de varias militantes e incluso fugadas, que no se quisieron perder el acto.

Durante su intervención, Marcelo aseguró que no estaba de acuerdo “con la posición de género” que denuncia Licitra, lo que provocó que algunas asistentes que huyeron de Cabildo empezaran a explicar episodios de discriminación que habían vivido. “Y ahí vi que esas mujeres tenían muchas broncas guardadas”, celebra la autora.

Algunas de estas presas que nombra la periodista tuvieron actividad política después de su liberación, y entre ellas destaca Lucía Topolansky, vicepresidenta de Uruguay entre 2017 y 2020, que 46 años antes de acceder a ese cargo recorrió, junto a 37 compañeras más, 18 metros de túnel bajo la cárcel de Cabildo para huir de su vida penitenciaria.

Lo que sí tiene claro Josefina Licitra es que, actualmente, la ‘Operación Estrella’ no se podría repetir, y no solo por los avances de seguridad, sino porque se dio “en un determinado momento, en una determinada época y en un determinado país”, Uruguay, “donde solo ahí estas cosas pueden pasar”.