El alcalde de Lérida, Miquel Pueyo (ERC), ha asegurado este miércoles que el «combate» por las obras de arte del Museo de Lérida no ha terminado, tras la salida del centro de 42 piezas de originarias de parroquias aragonesas hacia el Museo Diocesano de Barbastro-Monzón (Huesca), cumpliendo una sentencia judicial que ordenaba la entrega de más de un centenar.

Pueyo ha dicho también que la salida de las piezas del Museo de Lérida «abre la caja de los truenos de todas las colecciones museísticas», en una concentración este miércoles convocada por el Cercle d’Amics del Museo, junto a la consellera de Cultura en funciones, Àngels Ponsa; el obispo de Lérida, Salvador Giménez y el presidente de la Diputación de Lleida, Joan Talarn.

El republicano ha insistido en que el litigio todavía tiene etapas y puede llegar a Europa, aunque ha reconocido que no era optimista «teniendo en cuenta el procedimiento mayoritario del sistema judicial español en relación con temas de patrimonio y la libertad de expresión».