EP

Cultura

Homo Ludens: el reflejo de una sociedad en la que "todo es un juego"

En la muestra aparecen temáticas como las mecánicas universales del juego, la industria millonaria del videojuego, su influencia en el arte y la ciencia, y la identidad en un mundo donde convive lo real con lo virtual

«No es una exposición de videojuegos, sino una muestra sobre su impacto cultural, social, económico, personal y colectivo». Más allá de ser un simple objeto industrial, los juegos forman parte de la vida del ser humano desde tiempos inmemoriales. Uno desconoce cuándo fue la primera vez que jugó, al igual que cuándo dejará de hacerlo. El motivo es su ubicuidad, sustentada por la capacidad de los juegos para aunar aspectos cotidianos.

‘Homo Ludens. Videojuegos para entender el presente’ llega a CaixaForum Madrid para plantear una reflexión sobre el videojuego como «un entramado muy complejo y articulado donde arte, ciencia, cultura, sociedad y política -entre otros- se mezclan», explica Luca Carrubba, comisario de la exposición.

Las 58 piezas de 36 creadores que componen el espacio cobran vida gracias a la relación entre mecánicas ancestrales que han sido trasladadas al medio digital. El eje vertebral es identificar ese vínculo y «establecer los valores antropológicos que los videojuegos encarnan» sostiene Carrubba. El comisario ha ahondado en la necesidad de comprender «de dónde vienen estas mecánicas universales que nos recuerdan cómo somos, como y sociedad como especie». Uno de los objetivos que plantea ‘Homo Ludens. Videojuegos para entender el presente’ es suscitar una opinión colectiva. «Queremos generar un manifiesto con las aportaciones de la gente para trazar una hoja de ruta sobre el valor del videojuego en nuestra sociedad», señala Carrubba.

«Jugamos. Todo es un juego, todo el mundo juega». Con esa metáfora se unifica la muestra. Carrubba subraya cómo los videojuegos se han colado en el riego sanguíneo de la sociedad. «Vivimos en un mundo en el que utilizamos aplicaciones para todo, tanto para trabajar como para ligar. Estos sistemas beben de las mecánicas, los formatos y las estrategias de los videojuegos. Se utiliza una interacción lúdica para engancharnos. Todos somos jugadores sin darnos cuenta», zanja Carrubba. Artistas como Bill Viola, Daniel Canogar, Hamilton Mestizo, Matteo Bittanti, Monica Rikic y Robert Yang, entre otros, participan en la exposición ‘Homo ludens. Videojuegos para entender el presente’.

Participación en ‘Homo Ludens’

La muestra ofrece un recorrido interactivo y participativo. El espectador actúa como un jugador más, aunque sin jugar en ningún momento con los videojuegos que se exponen. El visitante elige el itinerario que prefiere hacer, como en un videojuego, a partir de una plaza central que funciona como antesala y espacio distribuidor de la exposición.

Al inicio de la visita, cada persona recibirá un dispositivo -el Coin-. Se trata de un objeto con el que podrá contestar a una serie de preguntas a lo largo del recorrido. A través de las respuestas, el sistema configurará un avatar para cada visitante que le identificará con un perfil de jugador. En la gran pantalla instalada en la última sala se proyecta una comunidad de avatares que representan, a tiempo real, los perfiles acumulados de todos los visitantes.

La composición artística se inaugura en CaixaForum Madrid y, después, protagonizará una larga itinerancia hasta el año 2025 que la llevará a Barcelona, Sevilla, Valencia, Palma, Tarragona, Zaragoza, Lleida y Girona.

Te puede interesar

Comentar ()