Cultura

'Animal de Fondo y Formas': lo que une a Picasso, Dalí, Caprile y Alejandro Sanz

'La tentación de San Antonio', Dalí (1946).

Artes plásticas y culinarias, y tres pintores, un cineasta, un modisto y un cantante. Es lo que reúne la exposición Animal de Fondo y Formas, un homenaje al Nobel Juan Ramón Jiménez (Huelva, 1881) en su ciudad natal, Moguer.

Patrocinada por las Fundaciones de Cultura de Moguer y Olontia de Arte Contemporáneo, Animal de Fondo y Formas es el nombre de la exposición que, comisariada por el pintor y coleccionista Pablo Sycet Torres, transita por varias generaciones de autores que alcanzan desde Picasso, Juan Ramón Jiménez, Miró y Dalí, el onubense Pepe Caballero o el mexicano José Guadalupe Posada, y hasta obras de artistas como Javier Mariscal, Elmyr D’Hory, Miquel Barceló, Lorenzo Caprile o Julio Juste, entre otros muchos creadores entre los que destaca una obra realizada por el cantante Alejandro Sanz.

Imagen de la exposición ‘Animal de Fondo y Formas’. Fundación de Cultura de Moguer

El hecho de que en los dos libros capitales de Jiménez, Platero y yo (1914) y Animal de fondo (1949), tenga un papel tan determinante la presencia de lo animal, «de manera tan mágica en sus cavilaciones sobre el Platero de sus años de juventud y, ya en el cenit de su expresión poética, como contraposición humana a la encarnación divina», es la razón que ha determinado el contenido argumental de esta muestra: «La aventura vital de Juan Ramón Jiménez y su reflejo en el desarrollo de su incansable actividad literaria durante los 35 años que separan dos de sus libros capitales, lleva a extremos diametralmente opuestos su concepción lírica del mundo y de la literatura. La prosa poética de primera época que arropa al borrico ‘pequeño, peludo y suave’ durante sus andanzas moguereñas -y que le supuso su mayor éxito popular- está en las antípodas del lenguaje y de las altas aspiraciones formales y metafísicas de Animal de fondo, que es la obra capital de su última etapa, ya de plena madurez y en la antesala de la concesión del Premio Nobel de Literatura en 1956» señala el comisario.

Con esta exposición, que podrá visitarse hasta el 30 de octubre en el Teatro Felipe Godínez, la Fundación de Cultura de Moguer inaugura la programación de otoño que incluirá decenas de propuestas teatrales, musicales o literarias, y convertirán a la ciudad del poeta, en destino obligado para todos los amantes de la cultura. 

‘El baúl de viaje’, otra joya expuesta

El baúl que utilizaban en sus viajes Juan Ramón Jiménez y la que fue su esposa Zenobia Camprubí, también escritora, es la pieza expositiva que, junto a Animal de Fondo y Formas, presidirá el recorrido por la casa-museo de Moguer.

El baúl, de tipo maleta y de la firma Excelsior Trunk Co, mide 77 cm de largo, 46 cm de ancho y 33 cm de alto, y tras un complicado proceso de restauración realizado por la especialista María José Parrado luce ahora un «magnífico aspecto»: «El baúl presentaba severos deterioros en toda su superficie fruto de golpes, arañazos y el propio desgaste de su uso, lo que había provocado pérdidas de la capa superficial que además presentaba agujeros de grapas, restos de papel de etiquetas arrancadas, fisuras, manchas o malformaciones debidas a la sequedad. También los elementos metálicos como la cerradura, que se encontraba forzada y rota, o las abrazaderas, presentaban un alto grado de corrosión».

Imagen de la exposición ‘Animal de Fondo y Formas’. Fundación de Cultura de Moguer

Así pues, el proceso de restauración ha consistido en la eliminación del polvo y la suciedad del baúl, la hidratación de la cubierta para mejorar su elasticidad y resistencia; y la reintegración cromática de la pieza a la que se ha dotado de una protección final. En cuanto a las piezas metálicas, se ha realizado una exhaustiva limpieza química y mecánica para intentar dejar su superficie lo más limpia y suave posible.

Te puede interesar

Comentar ()