El Consejo de Ministros ha aprobado el nombramiento de Isaac Sastre de Diego como director general de Bellas Artes del ministerio de Cultura y Deporte, a propuesta del ministro Miquel Iceta y en sustitución de María Dolores Jiménez-Blanco, quien dimitió el pasado martes 16 de noviembre.

Sastre de Diego (Segovia, 1978) es funcionario y pertenece al Cuerpo Facultativo de Conservadores de Museos del Estado, número uno de la promoción 2016. Es licenciado en Historia del Arte, por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y cuenta con un doctorado en Prehistoria y Arqueología, con calificación sobresaliente cum laude.

Actualmente ejercía como vocal asesor del Gabinete Técnico del secretario general de Cultura y Deporte. Previamente ha ocupado el puesto de jefe del Servicio de Arqueología en el IPCE (Instituto del Patrimonio Cultural de España) y diversos cargos en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida.

También ha sido investigador doctor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Cuenta, además, con experiencia de investigación post doctoral en la Universidad de Oxford (Reino Unido), y estancias en la Escuela Española de Historia y Arqueología de Roma (Italia), en Zagreb (Croacia) y en el Museo Pergamon de Belín (Alemania).

Sastre de Diego es experto, entre otras áreas, en Patrimonio Cultural, Arqueología y Patrimonio, y en Arqueología y Arquitectura de la Edad Antigua tardía y la alta Edad Media.

Reacciones políticas

Por el momento, la dimisión de Jiménez-Blanco ha suscitado reacciones políticas como la de la solicitud del Grupo Popular para la comparecencia en el Congreso del secretario general de Cultura, Víctor Francos, para explicar los motivos de esta decisión.

Además, en la misma petición a la que ha tenido acceso Europa Press, los ‘populares’ también piden información sobre el «criterio» del Ministerio de Cultura y Deporte respecto a la salida de bienes culturales de los museos estatales, en particular del Museo Arqueológico Nacional.

A esto se añade el registro de una pregunta parlamentaria al Gobierno para obtener respuesta por escrito respecto a las razones de la dimisión de Jiménez-Blanco. Asimismo, el Grupo Popular pretende conocer la postura del departamento de Miquel Iceta ante la petición del traslado de la Dama de Elche del Museo Arqueológico a su lugar de origen.

«La idea es que la cultura tiene que ser un elemento de cohesión territorial y no de ruptura. Lo único que esperamos es que esto no sirva para fomentar una pelea estéril», ha señalado en declaraciones a Europa Press la diputada popular Sol Cruz Guzmán.

Cs habla de ínfulas nacionalistas

Mientras, el grupo parlamentario de Ciudadanos ha registrado en el Congreso una serie de preguntas dirigidas al Gobierno para conocer si va a usar el patrimonio cultural español «para servir a las ínfulas nacionalistas», en relación a una posible salida de piezas de los museos nacionales a las comunidades.

Además, en otra pregunta, la formación naranja exige al Gobierno «manifestarse sobre lo que considera un museo», tal y como ha explicado a Europa Press el diputado de Cs Guillermo Díaz. «El Gobierno tiene que decir para qué sirve el patrimonio cultural de un país y si es para las ínfulas nacionalistas», ha señalado.

«Un museo concentra, si al final dispersas todo, dificultas mucho la labor de ocio, investigación y cultura y es todo lo contrario a un museo», ha defendido Díaz, quien ha pedido una política museística coherente. Asimismo, ha adelantado que pedirá la comparecencia en el Congreso de un miembro del Ministerio de Cultura, aunque está por decidir «la persona más atinada» para ello.

Díaz ha reiterado que su formación no es contrario a cesiones de piezas de los museos a las comunidades, pero «siempre que sean temporales», poniendo el ejemplo de los estatutos jurídicos conocidos como Lex Flavia malacitana.