«No podemos vivir sin arte», aseguran Susana y Ricardo Steinbruch con sus más de mil piezas acumuladas en menos de 15 años. No pueden y quizás no deban porque gracias a ellos ahora el Museo Reina Sofía presenta un 10% de toda su colección en una exposición que pretenden mostrar al público «la contemporaneidad latinoamericana» gracias a Un acto que se despliega que se inaugura el próximo jueves 10 de noviembre.

«No es la primera vez que mostramos una colección privada en el museo, y creo que es importante contar con ellas porque tienen un sentido que va de lo particular a más allá», ha señalado el director del museo, Manuel Borja-Villel, quien ha remarcado no obstante que las colecciones privadas «no tienen por qué ser discursivas», en declaraciones a Europa Press.

«Tanto Susana como Ricardo van a ver ahora su colección como una cosa distinta, porque la visión del museo otorga otras dimensiones», ha asegurado. «La Colección completa de Susana y Ricardo Steinbruch está compuesta por más de mil piezas y se comenzó a fraguar hace más de quince años; en esta muestra se expone aproximadamente un 10% del total», ha añadido.

Es característico que en ella están presentes artistas de relevancia, pero cuya práctica todavía no ha sido muy explorada en el contexto español. Tras la reciente reordenación de la Colección del Museo Reina Sofía hay casi una treintena de obras expuestas, que forman parte de la Colección de Susana y Ricardo Steinbruch, de autores como Mladen Stilinovic, Mangelos, Marcel Broodthaers, Hércules Barsotti, Luiz Sacilotto, Lygia Pape, Waldemar Cordeiro, José Leonilson, Edward Krasinski, Geta Bratescu, o Regina Silveira.

Lejos de una visión lineal, la exposición propone un recorrido que comienza con un proyecto específico de Fernanda Gomes (Brasil, 1960) y que transita desde los movimientos antiarte de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia, al neoconcretismo o las respuestas artísticas que suscitaron los contextos políticos de las décadas de los sesenta y setenta.

Se dedica un ámbito a Mira Schendel (Suiza 1919-Brasil 1988) -precisamente, una pieza de la artista ya ha sido donada al museo-, que incluye un conjunto de obras que abarca casi la totalidad de la trayectoria de la autora: en ellas se bordea la idea de territorio o se instalan en la experimentación con y desde el lenguaje.

También está representado el artista Leonilson (Brasil 1957-1993); es la primera vez que en España se exhibe un conjunto tan grande de obras del brasileño, a quien, recientemente Serralves ha dedicado una retrospectiva. También destaca la pieza de Jonathas de Andrade (Brasil 1982), artista del Pabellón de Brasil de este año en la Bienal de Venecia.

Los coleccionistas en España

La coleccionista Susana Steinbruch ha explicado el origen de su colección –hace 32 años–, con un interés que nació debido a «nacer en una familia involucrada con el arte». «Es algo que está en la sangre y me di cuenta de que no podía vivir sin el arte. Pero a veces uno se pregunta ¿qué vamos a hacer? Porque es una relación muy personal con la obra, de mucho trabajo e involucración con los artistas», ha apuntado.

Steinbruch ha aclarado que todavía no tienen decidido un depósito permanente de sus piezas -«poco a poco vamos a saberlo, aún no lo tenemos muy claro», ha indicado-. También han destacado su relación con España –pasan gran parte de su tiempo en este país– y el hecho de albergar obras de varios artistas españoles, desde Ángeles Marco a Néstor Sanmiguel.