Señora mayor con Covid en una residencia soplando las velas por su cumpleaños junto a los sanitarios equipados con EPIs

La imagen ganadora de Brais Lorenzo. Brais Lorenzo

Fotografía ENTREVISTA

Brais Lorenzo, autor de la mejor foto del Covid: "Refleja un momento de esperanza"

El fotoperiodista ha conseguido el premio a la mejor imagen en la categoría de ‘Vida Diaria’ en los premios POY International

Las imágenes permanecerán como uno de los principales resquicios de verdad de una pandemia que arrasó y arrasa a la sociedad global. Entre ataúdes, palacios gélidos convertidos en morgues y calles vacías, el fotoperiodismo nunca se había enfrentado al reto de mostrar tanto con tan poco. Sin información en la calles, el vacío se convirtió en noticia.

Elena Pérez tuvo la fortuna de superar el Covid y de celebrar sus 98 años de edad entre las paredes de la residencia San Carlos de Celanova, en Ourense. Rodeada de los sanitarios que la acompañaron en cada paso de su recuperación, Brais Lorenzo capturó con su lente la instantánea, reconocida por los premios Pictures of the Year International como la mejor fotografía dentro de la categoría de ‘Vida diaria’.

El fotoperiodista admite estar encantado de que «se valore esa imagen más positiva», ya que a raíz del estallido del coronavirus «estamos acostumbrados a ver fotografías en clave negativa», afirma a El Independiente. «Refleja un momento de esperanza, algo que intento mostrar siempre en mi trabajo», relata. Ahora que su labor se ciñe de manera casi exclusiva a perpetuar por medio de su cámara las imágenes de la crisis sanitaria, Lorenzo considera que «nuestro deber como periodistas» ha de plasmar «ese otro lado» de la pandemia.

La imagen de Brais Lorenzo, mejor fotografía en la categoría de ‘Vida Sana’ en los premios POY International.

La instantánea, que también consiguió el segundo puesto en el certamen internacional POYLatam 2021, se fotografió de casualidad en una residencia «en la que todavía había positivos y fallecidos» a principios de mayo. «Yo ya me marchaba, llevaba muchas horas allí y me dijeron ‘vamos a celebrar el cumple de una residente'», explica el fotoperiodista. «Fue una cosa sencilla: fueron todos a felicitarla y a darle un aplauso y una magdalena para que la soplara», relata. «Fue un momento bonito dentro de todo el estrés diario que los trabajadores del centro sufrían», pues según el fotógrafo, «se enfrentaron a una emergencia sanitaria con muy pocos medios y profesionalmente no estaban preparados para esa carga».

Los trabajadores de la residencia San Carlos de Celanova celebran el cumpleaños de Elena Pérez. Brais Lorenzo. Brais Lorenzo

Un complicado acceso a la información

Una de las principales trabas que los profesionales de la prensa han tenido que capear durante la crisis sanitaria ha sido la escasez de datos, la falta de transparencia y simpleza en el trámite administrativo y el limitado, por no decir nulo, acceso directo a grandes hospitales, UCIs o incluso residencias, lugares en los que la pandemia asestó el mayor golpe durante la primera ola.

«Ha habido mucha censura y ha sido muy complicado informar», indica Brais, que reitera en todo momento la dificultad de acceso a un hospital público cuando la notoriedad informativa lo pedía. «Entré hace unas semanas a una UCI y en marzo no fue posible hacerlo», casi un año después de la llegada del virus a España. «Durante la pandemia se ha intentado infantilizar la información desde los órganos de gobierno, tanto el central como los autonómicos», espeta el fotoperiodista. «Moría mucha gente y las imágenes no se correspondían con el número de fallecidos. Teníamos acceso a otras instantáneas: a los aplausos, los balcones…pero las historias surgían en los cementerios».

Durante la pandemia se ha intentado infantilizar la información desde los órganos de gobierno. Moría mucha gente y las imágenes no se correspondían con el número de fallecidos

BRAIS LORENZO, FOTOPERIODISTA

«Nos lo han puesto muy difícil para informar por cauces oficiales y ha habido una ausencia en la sociedad por querer estar bien informado», indica contundente Lorenzo en relación al pasotismo general a la hora de comprender el dibujo completo de la complejidad pandémica. «Muchos discursos y gran parte del material documentado va a quedar cojo en muchos sentidos y lugares», pues se ha abierto tarde y «no en los momentos de incertidumbre, cuando las UCI estuvieron colapsadas».

Trabajadores sanitarios atienden a un paciente con coronavirus en la UCI del Hospital Cosaga de Ourense. EFE / Brais Lorenzo

La reivindicación del periodismo local

Las imágenes también fueron causantes de algunas polémicas en pleno confinamiento. Mientras que algunos medios decidieron contar sin mostrar, otras portadas renegaron de lo meditado y mostraron lo que sucedía en los hospitales de España de forma cruda, real, y por ende, dura. «Nuestro trabajo es muy importante, es un ejercicio que hay que practicar con muchísima responsabilidad», afirma Lorenzo. «Siempre hay que meditar las instantáneas, porque a veces tienen consecuencias», relata. «La sociedad no está preparada para recibir ese tipo de imagen, hay un tema tabú con la muerte, pero sobre todo con nuestros muertos», indica el fotoperiodista.

No es lo mismo ver un fallecido en España por Covid que ver los muertos que hay todos los días en el Mediterráneo, en Siria o en cualquier otro desastre natural

BRAIS LORENZO, FOTOPERIODISTA

«No es lo mismo ver un fallecido en España durante el Covid que ver los muertos que hay todos los días en el Mediterráneo, en Siria o en cualquier otro desastre natural. Consumir ese dolor no importa tanto porque son fallecidos de otro sitio, que parece que se digieren mejor. Cuando nos toca de cerca hay que poner un filtro, correr una cortina, esa realidad no la queremos ver», explica.

Un trabajador sanitario atiende a un paciente con coronavirus en la UCI del Hospital Cosaga de Ourense. EFE / Brais Lorenzo

Sin embargo, Lorenzo considera que la pandemia ha globalizado la importancia de su labor y la del periodismo de provincia. «Es muy raro que Ourense sea un foco informativo, estamos en el ostracismo», ríe, pero en este caso, la residencia gallega en la que tomó la imagen a Elena y los sanitarios «tiene el mismo interés que algo relacionado con Washington, porque era un tema global».

Así, se ha puesto en valor, no sólo el precio incalculable de la imagen, sino todo lo relacionado con lo «local y los temas menores»: «en medio de una pandemia global se ha puesto en relevancia que ese periodismo tenía toda la importancia del mundo, porque poder contar desde tu ámbito y zona geográfica lo que pasaba durante una crisis tan grande ha tenido la misma relevancia a nivel informativo», que cualquier otro titular nacional, motivo que explica la victoria de su foto local dentro de unos premios internacionales.

Te puede interesar

Comentar ()