Jordi Bru quedó atrapado en el tiempo. Fue un día a hacer un reportaje sobre una recreación histórica -uno de esos encuentros de amates de la historia que se visten de época- y ,desde entonces, está enganchado al pasado. En su casa tiene un armario con la ropa con la que viaja en el tiempo. Puede ser soldado americano o alemán en la Segunda Guerra Mundial, puede pelear con los franceses en la Guerra de la Independencia, alistarse con los carlistas, ser de la vanguardia del Ejército en los Tercios españoles del siglo XVI y XVII y luchar en la Guerra Civil con los dos bandos.

De todo esto y más tiene trajes el Jordi Bru, lo que no varía de un campo de batalla a otro es su arma: la cámara. Con su equipo de fotografía va de recreación histórica en recreación histórica reconstruyendo la guerra tal y como era y tal como todavía es. “Te tienes que meter y te tienes que vestir de la época que te toque. No voy diciendo a la gente que se ponga, no me tengo que meter porque además trabajo con el angular y me gusta estar en el medio de la batalla y que mis fotos sean un poco inmersivas”.

Con las imágenes que toma reconstruye digitalmente batallas históricas con todos los detalles. Se comporta en las recreaciones como un fotorreportero. «Me meto en el campo de batalla y hago lo que veo. Es muy de reportero gráfico. Bueno, mi formación es de reportero gráfico, trabajé muchos años en prensa en el diario El Mundo en Barcelona», asegura.

De sus viajes por la historia bélica de nuestro país nace Soldados (Despertaferro) un volumen que abarca desde la conquista de América hasta nuestros días en un recorrido histórico inmersivo. Las imágenes de Bru están acompañadas de los textos del historiador Daniel Aquillué Domínguez. El trabajo de Bru está cargado de rigor histórico, “no vale cualquier recreación”, asegura y sólo va a las recreaciones que estén bien hechas. 

“A Holanda, por ejemplo, voy a buscar voy cada dos años, nos juntamos 2500 personas en un campo de batalla, hay caballería, artillería, trincheras, etc. En España también se están haciendo muy buenas de la Guerra Independencia. Se han hecho buenísimas recreaciones con mucha gente internacional”, sostiene el fotógrafo que ve como el nivel se eleva cada año.

En las recreaciones Bru va haciendo un archivo gráfico que luego le sirve para sus composiciones. “Suelo empezar de dos maneras. Parto de una idea predeterminada en la cabeza y voy buscando los personajes que me interesan, busco los soldados dentro de la propia acción de la recreación en la batalla o de otras las recreaciones a las que ya voy buscando personajes que me sirvan para determinada idea que tengo en la cabeza, pero otras veces parto de un paisaje y lo completo con los personajes”, asegura. Tiene su archivo en la cabeza y guarda varias figuras siempre como candidatas para entrar en composiciones.

Al collage resultante añade los efectos digitales para que adquiera  más verosimilitud. “Pongo muchísimo polvo en diferentes planos y las diferentes capas. Algunas figuras que están muy bien casi no se ven”, explica. Detrás de cada imagen hay mucho trabajo para algunas incluso tiene que viajar y hacer importantes producciones. 

Hernán Cortés en el valle de México en 1519. Se cree que en este punto envió Cortés una expedición para subir al volcán Popocatepec a fin de obtener azufre para hacer póllvora.
Hernán Cortés en el valle de México en 1519. Jordi Bru

En los planes de Bru está profundizar en las imágenes de la conquista de América pero reconoce que son especialmente difíciles de realizar. «Es una época muy desconocida, hay tantas imágenes de conquista de América y tantas películas que está lleno de fallos de vestuario, de armamento, de armaduras. Las armaduras tenían su moda, no es lo mismo una armadura de 1520 que de 1580. Tengo gente que me asesora, yo no sé de todo. Poco a poco voy adquiriendo conocimientos y si tengo dudas, pues en uniformes, en banderas, en armamento pues se lo pregunto a los que más saben de esto», relata.

En Soldados hay imágenes como la llegada de Hernán Cortés al Valle de México en 1519 con el volcán Popocatepec de fondo. Se cree que en este punto envió Cortés una expedición para subir al volcán a fin de obtener azufre para hacer pólvora.

Apoyo del Ejército

Para las imágenes más recientes Bru ha contado con la colaboración del Ejército español, “Para la foto del combate de Nayaf  son los soldados del Saboya los que han buscado los uniformes que tenía el cuartel de esa época, porque no son los uniformes ni el armamento que usan ahora. Los uniformes cambian de una época a otra, de Irak a Afganistán cambia el camuflaje, cambian los cascos, cambian los chalecos y los vehículos”, explica Bru.

El regimiento Saboya durante el ataque a la base española en Nayaf, Irak.

En la foto de Nayaf dos de los soldados que aparecen estuvieron de verdad en Irak en ese momento y para hacer la imagen se inspiró en vídeos que grabaron allí los soldados. Para integrar detalles como el del vehículo, un BMR, se tuvo que ir hasta Gijón para hacerle una foto a uno en un regimiento mecanizado, ya que el regimiento Saboya ya no los usa. En esa estrecha colaboración Bru se va con los soldados a maniobras y les ha fotografiado en misiones reales en lugares como Líbano.  No esta mal para alguien que no hizo la mili. «Mi padre se ríe de mí, estás haciendo más mili que yo».