// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos

Renault FT-17

Historia

El Renault FT-17, el tanque con el que nos matamos en la Guerra Civil

Tras cinco años de trabajo de restauración y conservación, el Ejército de Tierra ha presentado este pedazo de nuestra historia, el carro de combate Renault FT-17, el primer acorazado de las Fuerzas Armadas españolas que se ha convertido en todo un símbolo para el cuerpo y que, tras un siglo de vida, funciona “como el primer día”. Su recuperación no es reseñable solamente por la proeza técnica que ha supuesto, sino porque este tanque es “una pieza clave” en la historia del ejército español y constituye el símbolo de las unidades acorazadas.

Los primeros ejemplares de este modelo se fabricaron en Francia en 1917, aunque no desembarcaron en España hasta dos años después, cuando se crearon en el país dos regimientos de carros de combate, uno en Madrid y otro en Zaragoza, contando cada uno de ellos con seis de estos aparatos. Su presencia en la Guerra Civil española fue notable en “ambos bandos”, con hasta 68 de estos dispositivos, aunque no estuvieron solos y compartieron escenarios con modelos como el T-26 y el Panzer I, según ha explicado a Efe el coronel Jesús Jiménez, jefe del Regimiento Acorazado Alcázar de Toledo.

De esta manera, ha apostillado, aquella contienda fue “el campo de experimentación” de los tanques. Ahora, conocer todos estos datos ha permitido rechazar “montajes y falsificaciones, respetando las huellas del paso del tiempo”. El resultado final podrá ser contemplado a través de visitas al museo de medios acorazados de la base de El Goloso, donde este histórico tanque permanecerá custodiado junto a otro centenar de carros de combate de todos los tipos.

Renault FT-17

Sentó la bases, según la historia, de los siguientes modelos que le siguieron, introduciendo el ahora normalizado aspecto de estos dispositivos, con torre poligonal y ametralladora. Tanta es su importancia para el ejército, que su silueta es la protagonista del escudo de ese cuerpo, cuyos miembros dicen “estar orgullosos de que su emblema haya vuelto a funcionar” y, además, lo haga utilizando su propio motor y transmisión original, dando lugar a un caso sin precedentes en todo el mundo.

Se trata de un vehículo de peso liviano, que no supera las ocho toneladas frente a las 60 del carro de combate empleado actualmente por las tropas, el Leopardo 2E. Además, su potencia es de 60 caballos, sin poder sobrepasar los 8 kilómetros por hora; y su blindaje es de 6 a 16 milímetros de acero, disponiendo de dos puestos de tripulación: uno de conductor y otro de tirador y jefe de carro.

Presentación del Renault FT-17 restaurado.

Presentación del Renault FT-17 restaurado.

Restauración integral

Su recuperación ha contado con el arduo trabajo de un equipo de diez personas que, desde el centro de mantenimiento integral de vehículos acorazados del ejército, situado en Villaverde, han trabajado en todas las fases y piezas hasta que ha logrado “renacer”. El carro, que durante más de un cuarto de siglo ha permanecido a la intemperie en la base de El Goloso, presentaba deficiencias en algunas de piezas claves, como el suelo, que ha sido sustituido por una réplica; o las cadenas y el motor, que sí se han podido reconstruir, aunque hubo que desarrollar pistones y válvulas nuevas.

Para hacerlo “con rigor”, los expertos recibieron las piezas necesarias de otro FT-17 que se conserva en Segovia (es uno de los cuatro que se conserva en España, aunque ningún otro funciona), lo que ha permitido obtener réplicas “idénticas”, que han sido marcadas con una pequeña ‘R’. Con todo ello, “el carro está exactamente igual que cuando llegó a España”, según ha explicado a Efe el sargento y coordinador de la restauración, Alberto Ranero.

Curiosamente, en otros elementos “apenas ha habido que hacer una tarea leve de limpieza”, como en la palanca de cambios, que se hallaba en “geniales condiciones”. Todos estos pormenores serán contemplados en una memoria histórica que los trabajadores harán revisando los cambios realizados, ha añadido. La recuperación se ha canalizado, económicamente, a través del propio ejército de la Asociación Acorazada, que ha hecho aportaciones y ha recibido donaciones de figuras como Carlos Sainz, entre otros anónimos.

Además, los interesados podrán participar en visitas guiadas que permitirán a los oficiales que mejor le conocen mostrar todas sus peculiaridades y dar cuenta de que, aunque haya costado años, ha sido recuperada una parte de la historia militar, “directamente relacionada con la historia de España”, según dicen orgullosos.

logo
El Renault FT-17, el tanque con el que nos matamos en la Guerra Civil