14 de mayo de 1941. París, la ciudad desierta y acongojada de aquel entonces, estaba ocupada por el ejército alemán desde hacía casi un año y las leyes antisemitas, de hostilidad hacia los judíos en una combinación de prejuicios de tipo religioso, racial, cultural y étnico, se habían promulgado por unanimidad años atrás, un 15 de septiembre de 1935, durante el séptimo congreso anual del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, celebrado en la ciudad de Núremberg (Alemania).

En forma de ‘examen de estatuto’, las autoridades francesas llevaron a cabo en la ciudad, y sus suburbios, la llamada ‘redada del billete verde’; la primera de las trampas que acabó con la nación de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Porque hubo más, y todas ellas reabren en la ahora ciudad del amor, las heridas por la colaboración con los nazis.

6.700 hombres judíos extranjeros – en su mayoría polacos- recibieron ese día una citación para registrarse en las comisarías de la ciudad, algo que parecía, solo parecía, un mera formalidad administrativa. Con un billete verde bajo el brazo, y una inocencia casi forzada, 3.700 de los hombres respondieron a la citación e inmediatamente escribieron, sin saberlo, su destino final: los campos de Pithiviers y Beaune-la-Rolande (Loiret), primero, y el temeroso Auschwitz, después.

Los hombres fueron detenidos y trasladados inmediatamente a la Estación de Austerlitz, y luego deportados el mismo día a los campos de la región de Loriet, a 100 kilómetros al sur de París. Permanecieron allí durante meses y de los 3.700 judíos deportados, 3.000 fueron llevados al campo de Auschwitz-Birkenau en 1942.

Theodor Dannecker fue el responsable de los registros de judíos en las comisarías de París en mayo de 1941. Memorial de la Soah

Theodor Dannecker, Hauptsturmführer de la organización militar y política al servicio de Adolf Hitler y del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP), fue el responsable de los registros en las comisarías de París y de la batida que respondía a las acciones de una ciudad obligada a capitular frente a la esvástica. Abatida, que marcó el inicio de las detenciones masivas de judíos en la zona ocupada.

98 fotografías inéditas conmemoran lo ocurrido

Ochenta años después y en conmemoración con lo ocurrido, El Memorial de la Shoah, lugar de memoria del genocidio de los judíos ubicado en París, reúne 98 fotografías inéditas sobre este acontecimiento histórico.

Las fotografías, fueron adquiridas por el Memorial a un anticuario hace unos meses y ahora forman parte de una exposición que se presentaba este viernes en el Gimnasio Japy (distrito 11), lugar des del que parecen estar capturadas la mayor parte de las instantáneas.

«Es increíble darse cuenta de que estas escenas ocurrieran en pleno París, que la policía francesa, en ese momento, había comprometido a Francia a colaborar, y que esta colaboración fue obviamente a expensas de la población judía. El antisemitismo fue finalmente el punto de encuentro entre Vichy y los nazis», señala Jacques Fredj, director del Memorial de la Shoah en declaraciones para el medio francés RFI.

Tomadas por un soldado alemán de la ‘Propaganda Kompany’ o ‘Propaganda Group’, su misión, subordinada a la división, era la de la influencia propagandística de la población alemana y los soldados, así como los oponentes del nacionalismo.

El Memorial conserva uno de los fondos documentales de la ocupación nazi más importantes de Europa: 40 millones de documentos de archivo, entre los que hay fotos 90.000 fotografías, 80.000 obras y periódicos de la época.

La ‘redada del billete verde’ como precedente

En la sombra quedó la ‘redada del billete verde’ cuando llegó julio de 1942. El que fuera el inicio del temor judío en Francia escribió páginas y páginas de oscura historia bajo el título ‘La Redada del Velódromo de Invierno’ la más importante realizada en el país vecino durante la Segunda Guerra Mundial.

Con la ayuda del gobierno colaboracionista de Vichy, al frente de Philippe Pétain, 13.152 judíos, la mayoría mujeres y niños, fueron detenidos por la policía francesa y deportados a los campos de exterminio alemanes.

El gobierno colaboracionista de Vichy se había comprometido con los alemanes a arrestar a todos los judíos extranjeros censados en la capital y así lo hicieron; la madrugada del 16 de julio de 1942.

Los prisioneros judíos hacinados en el Velódromo de Invierno de París, en julio de 1942. Memorial de la Soah 

Esta redada, por sí sola, representa más de una cuarta parte de los 42.000 judíos franceses que fueron enviados a Auschwitz en 1942, de los cuales sólo 811 regresarían al término de la guerra.