// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos Detalle de la portada de 'El tesoro del Cisne Negro'

Detalle de la portada de 'El tesoro del Cisne Negro'

Libros

Tintín y el tesoro de la Mercedes

Paco Roca y Gillermo Corral homenajean al personaje de Hergè en un cómic sobre la recuperación del tesoro expoliado a España.

De haber conocido la historia de cómo España recuperó los restos expoliados del pecio de la fragata La Mercedes por unos modernos piratas, Hergè habría publicado una aventura protagonizada por el famoso periodista. Pero no fue Tintín quien consiguió traer a España el tesoro de la fragata hundida por Armada británica en 1804, sino un trabajo colectivo de técnicos y miembros de la administración española de Cultura y Exteriores. Aunque no fue Tintín, sí que fue una aventura.

Esta es la historia que vivió desde dentro el escritor y diplomático Guillermo Corral, que en 2007 entró a trabajar en el gabinete del ministro de Cultura César Antonio Molina y que ahora ha convertido en una ficción gráfica junto con Paco Roca: El tesoro del Cisne Negro (Astiberri). Se trata de un tándem que ha funcionado muy bien “porque los dos compartíamos misma idea, nos pareció divertido hacer un homenaje a Tintín y al cómic clásico y hacer, además, algo muy sólido”, explica Corral al El Independiente.

El tesoro del Cisne Negro es una aventura clásica “porque la historia tiene todos los elementos una aventura ya que habla de un barco hundido, de piratas y de juicios internacionales. Son ingredientes reales que podrían ser los ingredientes una aventura de Tintín o de Indiana Jones- explica el diplomático-. Nosotros hemos querido utilizar esto pero pegándonos mucho a la realidad o, por lo menos, a la verosimilitud de la que ocurrió”. La novela gráfica es ficción y hay elementos que Corral no quiere contar si son reales o no, como la aparición de misteriosos espías que presionan para que España renuncie a demandar a los piratas. “Que el lector no sepa si eso es cierto o ficticio forma parte del juego”, explica Corral. El distanciamiento entre ficción y realidad queda patente en la historia con los nombres de personajes y los protagonistas de la historia real. El barco no es La Mercedes, sino la Merded, y la empresa de buscatesoros tampoco se llama Odyssey.

Pese a ese distanciamiento con la realidad para destacar que hay elementos de ficción, Paco Roca ha compuesto una novela gráfica que, además de recordar a Tintín, recrea con detalle documental los escenarios reales donde ocurrieron los hechos, como el Ministerio de Cultura, la embajada de España en Washington o los barcos, tanto las fragatas como el de los modernos piratas.

“El libro muestra una parte que normalmente no se ve: cómo es el trabajo los despachos, cómo son las relaciones y cómo se realizan las cosas. Cogemos al lector de la mano y lo llevamos de la mano a la historia, pero dentro de una ficción”, explica Corral. Se muestran momentos de tensión en el gabinete del ministro de Cultura y cómo la aparición del tesoro desborda a la institución en un principio. “El día día de la administración, como en todas partes, es que al final hay menos personal del que se necesitaría y la prensa y el día a día marcan mucho la agenda y realmente no hay tiempo para tomar una decisión razonada”, reflexiona Corral.

El potragonista del libro es un joven diplomático, pero no es él. “El personaje tiene mucho de mi experiencia, pero tiene sus propias circunstancias personales, es más joven de lo que yo era en ese momento y le pasan cosas que a mí no me pasaron, de hecho le pasan cosas que le que le ocurrieron a otras personas. Tiene su propia personalidad, que no es necesariamente la mía, y ni mucho menos fui yo el que recuperó el tesoro, fue un trabajo de mucha gente e instituciones”, explica el autor.

Una gran victoria

Guillermo, además de su paso por el Ministerio de Cultura cuando se descubrió el tesoro estuvo en la Embajada de Washington cuando se ganó el juicio contra la empresa expoliadora Odyssey. “Fue una victoria jurídica importante porque, entre otras cosas, se consiguió en con el apoyo del Departamento de Estado norteamericano frente a una empresa de su país. Y se consiguió dejar un precedente jurídico, ratificado por el Tribunal Supremo de Estados Unidos, que dificulta que se vuelvan a producir casos como éste.

logo
Tintín y el tesoro de la Mercedes