«Voy a contarte una cosa importante. Siéntate», puede leerse en uno de los bocadillos del cómic Isolada que publica Alpha Decay, como parte de una colección de artistas independientes. Su autora, Keiler Roberts, cuenta su vida al mundo con ilustraciones de su familia. En la viñeta que aparece ese bocadillo, la dibujante está a punto de confesar a su hija Xia que le han diagnosticado Trastorno bipolar.

En un mundo en que la salud mental está rodeada de prejuicios, puesto que aglutina enfermedades «invisibles» -no es como cuando llevas un collarín porque se te ha roto el cuello-, pero no por ello menos importante, la autora de Isolada visibiliza el Trastorno bipolar. A continuación puedes echar un vistazo a las siete primeras páginas:

Loader Loading…
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

Regresando al cómic, Keiler Roberts desea que la pequeña no se entere por otros medios de su diagnóstico. «Definí enfermedad y síntomas, y comparé los síntomas de la enfermedad con los del resfriado y la gripe», explica la autora.

Por su parte, la hija le contesta lo siguiente, a modo de resumen: «Tienes dentro un fuego y un globo a punto de estallar». «No, pero esa es la sensación», cuenta Keiller Roberts. La dibujante explica a la pequeña que ese es el motivo por el que va con tanta frecuencia al hospital a hacerse análisis y que por eso toma pastillas. «Vale», le contesta la pequeña. Keiller Roberts siente el alivio y piensa que «ha sido fácil».