Tributo a Mecano

logo
Mecano y las letras de nuestra vida

Música

Mecano y las letras de nuestra vida

Un libro y un disco tributo recuperan a Mecano, la máquina de éxitos del pop español.

Hoy no me puedo levantar, Me colé en una fiesta, Maquillaje, Mujer contra mujer, Quiero vivir en la ciudad, Aire, Hijo de la Luna.. Si estabas vivo y en España, entre 1981 y 1998, cualquiera de estas canciones forma parte de alguno de tus recuerdos. Quizá El 7 de septiembre te pasara algo para recordar; o en un momento de tu vida quisiste pintarte los ojos y finalmente lo hiciste; quizá querías estar en una fiesta y allí te plantaste; querías salir de tu pueblo para ir a vivir a la ciudad a ser lo que querías ser… Si estabas vivo entre 1981 y 1998 seguro que al final de un fin de semana no te podías levantar.

Mecano entró en la vida de los españoles en plena Movida madrileña (y no solo madrileña). José María Cano estaba empeñado en ser cantautor y arrastró a una exnovia, Ana Torroja, y a su hermano Nacho a la música. La industria musical estaba hambrienta de nuevos grupos y sonidos con los que alimentar a una juventud española todavía más hambrienta de modernidad y libertad. Los lanzamientos no siempre salían como las discográficas esperaban. Pero el lanzamiento de Mecano salió mejor que ningún otro, se estima que han vendido 25 millones de discos en todo el mundo.

Cubierta de ‘Perdido en mi habitación’, foto de Alejandro Cabrera.

Miguel Ángel Arenas, ‘el Capi’, fue el productor que hizo la magia, como ya había hecho con Los Pecos y, posteriormente, con Alejandro Sanz. Movió las piezas de la pequeña formación que se encontró. Puso a Ana Torroja como cantante y les pidió letras y temas más acordes con lo que demandaba el público. Llegó el primer single de Mecano. Perdido en mi habitación en la cara A y Quiero vivir en la ciudad en la cara B. El disco fue un éxito con 35.000 copias, una cifra que no había alcanzado antes una formación debutante.

Las letras de gran parte de la música de los años 80 expuesta al paso del tiempo sufre pérdidas de valor, pero no es el caso de Mecano, para Javier Adrados, autor del libro Mecano (Plaza y Janés) en el que a través de conversaciones con los protagonistas de la banda y personas cercanas ha reconstruido la historia de la formación. “Yo creo que Mecano consigue el efecto contrario. Aquellas letras se tomaron entonces como ñoñas y ahora, el paso del tiempo, les da otra perspectiva”, explica.

Un año antes de su primer lanzamiento discográfico ni los propios componentes de Mecano se hubiesen reconocido en la cubierta del single. Hoy hay muchos profesionales de lo moderno, pero en los años ochenta la modernidad se hacía con lo que había a mano. Los tres componentes aparecen vestidos de nuevos románticos, como los grupos de moda en Europa, Spandau Ballet o Duran Durán. Los hermanos Cano van vestidos, literalmente, con ropa de su madre y Ana Torroja también lleva ropa de la suya. Para ser modernos tenían que irse a la sección de señoras de El Corte Inglés a comprar ropa.

Para ser modernos tenían que irse a la sección de señoras de El Corte Inglés a comprar ropa

La modernidad del país se estaba construyendo cada día, en las calles y en la política. El país vivía en un empeño de modernidad en el que todo aire fresco había que empujarlo. Es sintomático que en la presentación del primer disco, Mecano, en el Hotel Palace, estuviera presente el alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván. “Su presencia se interpretó como la reafirmación de la política a la Movida. Los políticos del momento ya sabían que en la calle había unas manifestaciones socioculturales que habían llegado para quedarse, independientemente de lo gris que estaba el país. Para mi la aparición del Ayuntamiento de Madrid en una fiesta así significaba una muestra de apoyo a la juventud”, considera Adrados.

Quiero vivir en la ciudad.
Me gusta estar rodeado de gente,
gente que no conozco formando un ambiente,
en el que todos me miran y nadie me siente

Basta imaginarse a alguien con 16 o 20 años en un pueblo de la España de 1980 escuchando Quiero vivir en la ciudad, o ver el videoclip, para comprender que esos fulares de los nuevos románticos eran alas para miles de jóvenes que soñaban con ser más libres y vivir esos sueños de modernidad. “Quiero vivir en la ciudad es una canción en la que cantan los tres y que relataba lo que pasaba con la Movida madrileña”, asegura Adrados.

Otro de los grandes éxitos iniciales del trío fue Me colé en una fiesta. Esa fiesta era la de los años 80 y este tema de Nacho Cano nace de una noche en la que el ‘Capi’, les llevó al 1º A del número 14 de la calle de la Palma en el barrio de Malasaña en Madrid. Era el piso de Costus, los pintores de la movida, en el que Pedro Almodóvar rodó Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón. Nacho Cano, cogió una fiesta  de la vanguardista y minoritaria juventud de creadores de la Movida, y la convirtió en un hit que sonó en las fiestas que los jóvenes de todo el país montaban en chalets de la sierra, en las casas de padres que estaban de viaje, en la casa vacía del pueblo, en el trastero de un colega, en las playas del país y allí donde pudiera uno colarse.

Pero Mecano y algunos de los protagonistas de la Movida no terminaban de encajar. “Los fenómenos los marca el tiempo. Los primeros años 80 fueron una explosión de color y de tirar para delante y de romper todos los cánones que había entonces, sobre todo en las calles de Madrid y en la juventud. Mecano, indudablemente pertenece a ese momento, por supuesto. Ahora si nos ponemos a hablar de lo que dice algunos eruditos de lo que era la Movida, pues Mecano no son de la Movida pero son paralelos a la Movida. Ahora bien, a cualquiera que le preguntes que ha quedado de los 80 te van a decir Mecano, Alaska y Almodóvar. Ahora, si para ser de la movida había que se un colgao, pues no lo eran”, reflexiona Adrados.

A la resaca de los primeros años ochenta le sucedió la madurez del grupo que creció internacionalmente como ningún otro grupo español había conseguido hasta el momento. Y así sus letras acompañaban al país que entraba, por fin, en Europa.

‘Mecano’, el primer LP del grupo.

“Nacho y José María se referían en sus letras, a las cosas que pasaban aquel momento, las letras de Mecano eran mensajes para putas, para maricones, para drogadictos, para enfermos del sida. Parecía que no, pero iban colando en todos los hogares mensajes de la más forma muy elegante y hablaban de cosas que siguen interesando”, explica Adrados.

La competencia entre los hermanos Cano incrementó la calidad de las letras y de la música de la banda. «Mientras estaban en Mecano la rivalidad era simplemente artística, era ver quién conseguía la mejor canción y nunca se dan por vencidos y van a más», asegura Adrados. «Los primeros éxitos eran en su mayoría de Nacho Cano, sabía relatar muy bien lo que estaba pasando en ese momento a la calle, pero después son la de José María quien gracias al piano sus canciones mejoran. Entre el cielo y el suelo tenía ocho canciones de Nacho y cuatro de José María, pero las que les hicieron vender millones de discos fueron las canciones de José María».  En los siguientes discos se llegó a la decisión de que «cada uno de los hermanos se presentaría con diez propuestas y que luego la discográfica elegiría cinco de cada uno, y cuáles serían sencillos».

Portada de ‘Descanso Dominical’ y de ‘Tributo a Mecano’.

Una de las singularidades de Mecano fue su especial vinculación con el colectivo gay. Maquillaje, Mujer contra mujer o Solo soy una persona, son temas que apuntan directa o indirectamente a un colectivo que, en los ochenta, habitaba en un armario que estaba hasta los topes y empezaba a abrirse.

Maquillaje es una canción que responde a un momento en el que todo estaba cambiando y el mensaje era no me critiques porque yo soy marica y tú no y no pasa nada”, asegura Adrados. Mujer contra mujer generaba debates y abría puertas para que salieran parejas de mujeres que estaban ocultas en aquel momento o en el pasado. El tema abrió mentes, debates, aireó la sociedad, y no sólo en España, en todo latinoamérica y en Francia, donde Mecano hizo una versión en francés.

Mujer contra mujer pertenece a Descanso dominical, el quinto disco de Mecano que confirmó el éxito internacional del grupo. Javier Adrados también ha producido un disco que publica Warner el 26 de abril en el que Love Of Lesbian, Iván Ferreiro, Miss Caffeina, Zahara, Conchita, entre otros, rinden tributo a Mecano con los temas de aquel emblemático LP.

“Creo que la imagen de Mecano hoy es de mucho prestigio, Mecano ha tenido más éxito que nadie, pero sí que es cierto que no está reivindicado, la música de ahora no les ha dado su sitio y eso me llama a la atención. Cuando se habla de aquellos años se habla de Calamaro o de Antonio Vega, que sí, que no lo se quito pero ¿Y Mecano? ¿Y Nacho Cano?”, se pregunta Adrados, también productor del disco tributo a Mecano.

“Hay gente que nunca les ha tenido en cuenta”, lamenta el autor y producto, pero hay algo que nunca falló a la formación: “el público siempre ha estado al lado de Mecano”.