La cantante neozelandesa ha revolucionado las redes sociales tras enviar un correo a sus fans, en el que confiesa estar trabajando durante el aislamiento en nueva música. Además del triste fallecimiento de su mascota canina, Pearl, Lorde afirma que su vuelta al estudio se ha retrasado porque, al igual que el pelo tarda en crecer, trabajar en música nueva también requiere tiempo. Y es que, la joven ha confesado que «no quería sacar disco hasta que me creciese el pelo».

Confiesa haber retomado su trabajo «en diciembre, por tener algo que hacer. Para mi sorpresa, salieron cosas buenas, llenas de felicidad y juguetonas», reza el mail que ha enviado a sus seguidores. «Sentí que mis músculos vocales se flexionaban y fortalecían. Después vino Jack Antonoff a trabajar al estudio de Auckland y yo me desplacé a Los Angeles. Las cosas empezaron a tomar forma».

A pesar de la cuarentena, Lorde y el productor Jack Antonoff, que ya trabajaron en 2017 en el álbum Melodrama, están manos a la obra con el un nuevo disco, que aún no tiene fecha de lanzamiento. Aunque la neozelandesa afirma que la espera merecerá la pena, simpatiza con las impaciencia de sus seguidores. «No hay nada que me gustaría más que daros golosinas, pero prefiero ofreceros bocados perfectos», escribe. Además, «a medida que me hago mayor, me doy cuenta del valor que tiene esperar a algo de calidad», confiesa.