Un pacto, ganas de fama y una gran actriz son los condimentos que han destapado la posible intencionalidad de negocio detrás de las actitudes de la pareja más polémica del último éxito de Mediaset, La isla de las tentaciones. Mientras unas parejas se declaraban amor eterno en la hoguera final del programa y otras rompían su relación, una Estefanía segura y altiva, ya convertida en protagonista del universo mediático se quedaba sola frente a Mónica Naranjo cuando su amante, Rubén, le daba unas inesperadas calabazas.

Sin embargo, todo lo que podría haber pasado por ‘comportamientos naturales’ y espontáneos de parejas formadas por jóvenes inexpertos, se desmonta tras conocer las confesiones después del reality de uno de los solteros, y las oscuras intenciones que tendría en mente la ya famosa Estefanía, protagonista del fenómeno social y televisivo del año: la última emisión del programa fue lo más visto en la historia de Cuatro, alcanzando un 45% de share y más de 4 millones de espectadores durante su minuto de oro.

La mujer que se mostraba extrovertida, lanzada pero extremadamente celosa y que fue denominada por Julián, uno de los solteros, como “una víbora”, podría estar poniendo toda la carne en el asador para ganar dinero a costa de todo y todos. Si bien a gran parte de la audiencia le sorprendía que precisamente la pareja que más años llevaba unida fuese la primera en romperse, a algunos colaboradores de televisión no les resultó tan sorprendente ya que Fani se habría puesto en contacto con varios de estos periodistas antes del propio comienzo del programa para contar su vida. Así lo afirmaba José Antonio Avilés en el programa Viva la vida: “Me llamó hace un año y me dijo que quería salir en televisión contando lo de su padre” y “casi se hace un Sábado Deluxe”.

Según afirmó ella misma, no sabía si su padre biológico era uno de los cantantes de Los Chunguitos o de Los Chichos

Según afirmó ella misma, no sabía si su padre biológico era uno de los cantantes de Los Chunguitos o de Los Chichos, y habría querido aprovechar esta baza para encauzar su camino a la tan ansiada fama. Finalmente y tras recibir duros reproches por parte de la familia de los primeros, Fani se disculpaba y decía que se equivocó y que no tenía que haberlos mencionado. Emilio el de los Chichos, para cerrar el círculo de la historia, quiso aportar su grano de arena: «He tenido muchas novias».

Si bien la estrategia familiar no le habría terminado de funcionar, lo intentó por la vía amorosa presentándose junto a su pareja al casting de La isla de las tentaciones y casualmente siéndole infiel con el más carismático de los solteros de la villa, Rubén. Uno de los compañeros de programa, en este caso Julián, contaba en Sálvame que notaba cómo ella en la casa forzaba su comportamiento para llamar la atención: “Había muchas veces que estábamos todos, éramos una piña. Y es verdad que cuando venía la cámara, aprovechaba el momento, cogía a Rubén y le decía ‘vámonos por aquí o por allí’”.

Christopher y Estefanía antes del Reality

¿Nueva concursante de ‘Supervivientes 2020’?

Después de la tormenta mediática ocasionada por su participación en La isla de las tentaciones, se ha conocido que en la actualidad habría vuelto con Christopher, el cual afirmaba que entrar en el reality era “el sueño de Estefanía”.

Además, varios medios se han hecho eco de su muy probable participación en Supervivientes 2020, afirmando que se encontraría en proceso de ultimar condiciones y firmar el contrato en este programa que tan solo admite perfiles reconocidos, algo que finalmente confirmaría que Fani, la mujer para la cual el fin justificaría ser protagonista de todos los medios, ya habría conseguido su objetivo: ser famosa.